Diócesis de Roma


La diócesis de Roma (en latín, Dioecesis Urbis seu Romana) es una circunscripción eclesiástica latina de la Iglesia católica, sede metropolitana de la región eclesiástica del Lacio y sede primada de Italia.[1]​ La diócesis tiene al romano pontífice como su ordinario, desde el 13 de marzo de 2013 el papa Francisco.

Desde el punto de vista administrativo y titular, esta diócesis de características singulares es al mismo tiempo:

La diócesis está sometida a la autoridad episcopal del papa. Se extiende sobre suelo perteneciente a la República Italiana y todo el territorio de la Ciudad del Vaticano. Las dos partes de la diócesis están administradas por dos vicariatos:

La diócesis se extiende sobre 881 km² y comprende la mayor parte de la ciudad y de la comuna de Roma, a excepción de porciones pertenecientes a las diócesis limítrofes de Puerto-Santo Rufina, de Frascati y de Tivoli. También pertenecen a la diócesis algunas parroquias de la comuna de Guidonia Montecelio.

La catedral de la diócesis es la archibasílica del Santísimo Salvador y de los Santos Juan el Bautista y Evangelista, que ostenta el título de Madre y cabeza de todas las iglesias de la ciudad y del mundo. Anexa a ella se encuentra el palacio de Letrán, sede de las oficinas del Vicariato de Roma.

La parte de diócesis que se encuentra en territorio italiano constituye el Vicariato de Roma, que "realiza la función de curia diocesana".[5]​ El vicariato está dirigido por un vicario general, que, es un cardenal, el cardenal vicario: estos, en nombre y por mandato del papa, "ejercen el ministerio episcopal de enseñar, santificar y regir el gobierno pastoral en la diócesis de Roma con potestad ordinaria vicaria". Al cardenal vicario se le encomienda pues el efectivo gobierno de la diócesis romana, junto al arzobispo vicegerente y los obispos auxiliares.[6]​ Desde 1970, al cardenal vicario también se le asigna el cargo de arcipreste de la archibasílica lateranense, cerca de la cual tiene sede la curia diocesana.


San Pedro, considerado el primer papa
La Escalera Santa: la tradición dice que son las escaleras del pretorio de Poncio Pilato, llevadas a Roma por Elena, madre del emperador romano Constantino I.
Carlomagno coronado emperador por el papa León III
Urbano II, ilustración del siglo XII
La tiara papal, representación del periodo aviñonés.
La actual basílica de San Pedro, construida en el siglo XVI.
Plaza de San Pedro, la línea blanca señala la frontera entre la Ciudad del Vaticano y la República Italiana.
Placa conmemorativa en la Basílica de San Pedro que indica los papas sepultados en ella y el año de su sepultura.