Diablos danzantes de Corpus Christi


Los diablos danzantes de Corpus Christi refiere a un conjunto de manifestaciones religiosas populares de Venezuela durante el Corpus Christi. Se llevan a cabo en diversas regiones del país y por distintas agrupaciones denominadas hermandades o cofradías, las cuales celebran la presencia de Cristo en el Santísimo Sacramento de la eucaristía [1]​ de acuerdo con la doctrina del catolicismo. En total existen 11 cofradías que agrupan a más de 5 mil personas,[2]​ la más famosa de ellas es los diablos danzantes de Yare. Estas manifestaciones fueron reconocidas por UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2012.

Se estima que sus orígenes datan de mediados del siglo XVII,[3]​ donde las primeras manifestaciones se realizaban en haciendas del estado Aragua y Vargas.[2]​ Es conocido que en el año 1749, en el día de Corpus Christi, hombres, mujeres y niños se vestían de diablos para cumplir promesas realizadas al Santísimo Sacramento.[4]

Por su naturaleza de tradición oral, a los diablos danzantes de Corpus Christi se les han atribuido diferentes orígenes. Una historia acerca de la cofradía de San Francisco de Yare reza que hace 400 años un sacerdote sin dinero ni creyentes para realizar la procesión de Corpus Christi expresó: "si no hay dinero ni creyentes para sacar la procesión del Santísimo Sacramento, ¡que vengan los diablos entonces!"[5]​ Tras una tormenta, varios diablos se presentaron frente a la iglesia.[6]

En la novela Peonía del escritor Manuel Vicente Romero García se describe en forma clara e ilustrativa cómo eran los diablos danzantes de Cúa en la década de 1870.[7]

Son 11 los grupos (denominados hermandades, sociedades o cofradías) [8]​ que constituyen los diablos danzantes de Corpus Christi de Venezuela. Estas organizaciones independientes están establecidas dentro de sus respectivas comunidades. Poseen un orden jerárquico y danzan anualmente para pagar sus promesas y rendir culto al Santísimo Sacramento.[9][10]​ Actualmente funcionan como asociaciones sin ánimos de lucro a fin de tener acceso a financiamiento público y privado para mejorar sus estrategias de organización y de promoción y así llegar a un público más amplio.[3]

Tratando de alcanzar un grado de fortaleza organizativa, varias cofradías llevan a cabo una serie de "encuentros nacionales", cada uno ubicado en una comunidad de práctica diferente. Como resultado, se creó la Asociación Nacional de Diablos Danzantes de Corpus Christi para agrupar las cofradías existentes.[3]


El Canciller Elias Jaua entrega Certificado de UNESCO como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad
Acuerdo Reconocimiento de la Asamblea Nacional por la Declaratoria de UNESCO