Dinastía Zhou


La dinastía Zhōu (chino antiguo: 周, Wade-Giles: Chou1, pinyin: Zhōu) fue una dinastía china que gobernó entre los años 1046 y 256 a. C.[2]​ Es la tercera dinastía china en la historia tradicional, y la segunda, tras la dinastía Shang, de la que existe constancia por fuentes escritas de su época. Florecieron artes y técnicas ornamentales, que manifestaron, como en muchas culturas mesoamericanas y europeas, el deseo de los hombres de comunicarse con los inmortales. La dinastía Zhōu fue la última de las dinastías de reyes anteriores a las dinastías imperiales. En esta época vivieron los grandes pensadores chinos de la antigüedad, como Confucio, y se inició la literatura china clásica.

La época Zhōu puede dividirse en dos periodos bien diferenciados: Los Zhōu occidentales hasta el año 771 a. C., que gobernaron un estado fuerte y centralizado desde las capitales de Hào (鎬) y Fēng (豐); y los Zhōu orientales, entre 771 y 256 a. C., que mantuvieron un poder puramente simbólico o nominal desde la corte de Chéngzhōu (成周, cerca de la actual Luoyang). Esta segunda etapa, en que la unidad simbólica del reino coincidía con la existencia de múltiples estados de hecho independientes, se subdivide tradicionalmente en dos periodos: el periodo de las Primaveras y los Otoños y el periodo de los Reinos Combatientes.la dinastía Xia era la primera dinastía en la antigua China y que duró casi 500 años, incluyendo el mandato de 17 emperadores.

El pueblo Zhōu era un pueblo diferente de los shang porque los Zhōu venían de la parte occidental. Provenientes del oeste, se enfrentaron en una guerra con los shang, derrotándolos en la batalla de Mùyé. Este suceso, que podría considerarse uno más de entre muchos acontecimientos bélicos similares que se produjeron en el norte de China en la antigüedad, ha sido ampliamente narrado en las fuentes chinas y se interpretó como un traspaso de poder de una dinastía corrupta a una nueva dinastía de reyes virtuosos. Esta visión responde a un concepto introducido en el pensamiento chino durante la época Zhōu : el «mandato del cielo » (天命 tiānmìng), la legitimidad de gobierno concedida por el Cielo (considerado una deidad en esta época) a una clase virtuosa de dirigentes que gobernaba con justicia.