Disturbios en Inglaterra de 2011


Broadwater FarmBroadwater Farm en 1985

Los disturbios del Reino Unido de 2011 son una serie de desórdenes públicos y saqueos ocurridos en el Reino Unido. Estos disturbios se iniciaron en el barrio londinense de Tottenham el 6 de agosto de 2011, tras el asesinato de Mark Duggan, un joven de 29 años padre de cuatro hijos, de raza negra, que murió por disparos de la Policía Metropolitana de Londres.[1]

Al día siguiente, estos disturbios se extendieron a otras zonas de Londres, como en Wood Green, Enfield Town y Ponders End, y más tarde a otras ciudades inglesas (incluyendo Birmingham, Wolverhampton, Nottingham, West Bromwich, Bristol, Lincoln, Mánchester, y Salford). Los ataques estuvieron dirigidos contra la policía, a la vez que muchos locales comerciales fueron saqueados y algunos edificios incendiados. Al menos 35 policías resultaron heridos.

Los desórdenes parecen tener su origen en la mala relación con la policía que tiene la comunidad de origen africano en Inglaterra, así como en el desempleo crónico y la falta de acceso a la educación de las personas de esa comunidad en Gran Bretaña.

Se ha dicho de ellos que son "los peores disturbios desde los incidentes de Brixton de 1995",[1]​ y que "los fuegos que queman Londres no son tan numerosos e intensos desde el bombardeo de Londres por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial".[2]​ Los incidentes se han reproducido en ciudades con una importante población de origen africano, como Birmingham, donde se habían levantado protestas por la muerte de Kingsley Burrell.[3][4][5]​ Se cree que estos disturbios son similares a los disturbios de Broadwater Farm en 1985, durante los cuales el oficial de policía Keith Blakelock murió en los enfrentamientos.[6][7]

Los disturbios habían sido precedidos por llamadas a una mejor vigilancia por parte de la Policía Metropolitana, que venía observando la posibilidad de otro levantamiento como los sucedidos después de la muerte de Stephen Lawrence y la muerte de 13 personas negras en el incidente de New Cross Fire. Durante el verano de 2011 ha habido importantes marchas pacíficas en contra de la violencia de Scotland Yard en los barrios pobres y de población migrante, como resultado de la muerte de Smiley Culture, pero han sido eventos con poca trascendencia.[8]


Un bombero de Londres en acción.
El barrio de Tottenham después de los disturbios.