Dormitorio


El dormitorio (del latín dormītōrium) es el espacio de una vivienda especialmente diseñado para dormir.[1]​ Además de la idea de descanso el dormitorio tiene asociado la idea de privacidad a diferencia de otros espacios de uso común como la cocina, la estancia o el comedor.

En algunas culturas existen espacios en la vivienda que son usados para otras actividades durante el día y se usan como dormitorios durante la noche; mientras que en algunas otras existen habitaciones usadas exclusivamente como dormitorios.

En las casas victorianas más grandes, era común tener accesible desde el dormitorio un tocador para la dama de la casa y un vestidor para el caballero.[2]​ Los dormitorios en ático existen en algunas casas; dado que solo están separados del aire exterior por el techo, generalmente son fríos en invierno y pueden hacer demasiado calor en verano. La pendiente de las vigas que sostienen un techo inclinado también las hace inconvenientes. En las casas donde vivían los sirvientes, a menudo usaban dormitorios en el ático.

En el siglo XIV, la clase baja dormía sobre colchones rellenos de heno y paja de escoba. Durante el siglo XVI, los colchones rellenos de plumas comenzaron a ganar popularidad entre quienes podían permitírselos. A la persona común le iría bien si pudiera comprar un colchón después de siete años de matrimonio.[3]​ En el siglo XVIII, el algodón y la lana comenzaron a ser más comunes. El primer colchón de muelles helicoidales no se inventó hasta 1871.[3]​ El colchón más común y más comprado es el colchón de muelles internos, aunque hay disponible una amplia variedad de materiales alternativos, como espuma, látex, lana e incluso seda. La variedad de opciones de firmeza va desde un colchón relativamente suave hasta uno bastante firme. Un dormitorio puede tener literas si dos o más personas comparten una habitación. Un orinal guardado debajo de la cama o en una mesita de noche era habitual en el período anterior a la fontanería y los baños domésticos modernos en las viviendas.

En diversas regiones el dormitorio se conoce también como cuarto (Venezuela, Perú, Uruguay y Argentina), recámara (México), habitación, pieza y alcoba.

Muchas casas en América del Norte y Europa tienen al menos dos dormitorios, generalmente un dormitorio principal (dedicado a los cabezas de familia, como el marido y la esposa) y uno o más dormitorios para los niños o huéspedes.


Dormitorio en un cuadro de Van Gogh.
Ilustración de un dormitorio de Francia
Dormitorio con varios muebles.
Luz en las persianas.
Dormitorio individual
Dormitorio infantil
Habitación con luz tenue.