Economía ecológica


La economía ecológica (en adelante EE) es la ciencia de la gestión sostenible o el estudio y valoración de la (in)sostenibilidad.[1]​ Es un conjunto de modelos de producción integral e incluyente que toma en consideración variables ambientales y sociales. A diferencia de la economía marrón que es la administración eficaz y razonable de los bienes que se basa en la persecución del crecimiento económico a través del uso óptimo de insumos y factores de producción.[2]​ La EE no es una rama de la teoría económica, sino un campo de estudio interdisciplinario, lo que quiere decir que cada experto en una ciencia conoce un poco de otras disciplinas, con la finalidad de fusionar conocimientos[3]​ que permitan afrontar mejor los problemas, ya que el enfoque económico convencional no se considera adecuado. Sin embargo, está abierta también a no científicos. Existen muchas referencias introductorias al respecto, pero se recomienda un artículo introductorio en ICE (ver referencia).[4]

El problema básico que estudia es la sostenibilidad de las interacciones entre los subsistemas económicos y el macro sistema natural. Dicha sostenibilidad, entendida como la capacidad de la humanidad para vivir dentro de los límites ambientales,[5]​ es enfocada como metabolismo social (la sociedad toma materia, energía e información de la naturaleza y le expulsa residuos, energía disipada e información aumentando la entropía). Es imposible encontrar la sostenibilidad a través de la concepción de mercado de la economía convencional.[6]

La EE, pues, estudia las relaciones entre el sistema natural y los subsistemas sociales y económicos, incluyendo los conflictos entre el crecimiento económico y los límites físicos y biológicos de los ecosistemas; debido a que la carga ambiental de la economía aumenta con el consumo y el crecimiento demográfico. Los economistas ecológicos adoptan posturas muy críticas con respecto al crecimiento económico, los métodos e instrumentos de la economía tradicional y los desarrollos teóricos que proceden de esta como la economía ambiental y la economía de recursos naturales.

El interés en la naturaleza, la justicia y el tiempo son características definitorias de la EE. Estos aspectos son dejados de lado por la economía convencional.[7]

En ocasiones se le denomina economía verde,[8]enfoque ecointegrador (Naredo)[9][2] o bioeconomía (Georgescu-Roegen) [3][4],[10]​ y se encuentra en amplio contraste con las escuelas de pensamiento de la economía, denominándose como economía convencional (mainstream economics) o economía neoclásica por el predominio de esta escuela en la actualidad.

La economía está incrustada en la naturaleza, existen límites al crecimiento material y problemas ambientales críticos, la escala de la economía ha podido sobrepasar su tamaño sostenible afectando la resiliencia de la misma.


La Tierra en el espacio ilustra la fragilidad de nuestro hogar y la nueva conciencia de la finitud de la economía.
El conservadurismo social y político perjudica a la libertad y difusión de nuevas ideas. La reacción a los atentados del 11S incrementó las dificultades para las propuestas de la economía crítica.
Adam Smith, uno de los economistas que simbolizan la economía convencional.
Cálculo de la contaminación y producción óptimas según la economía convencional mediante funciones de beneficio y coste.
El esquema convencional del proceso económico, aislado de la naturaleza y la sociedad, representa un movimiento pendular entre la producción y el consumo y proviene de la epistemología mecanicista.[28]
La noción de la economía convencional de que la naturaleza tiene un papel secundario o nulo en la producción comparado con el capital y el trabajo, creó la idea del medio ambiente. Contrastando con las nociones primitivas de que vivimos y dependemos de la naturaleza.
Mina abandonada, el destino de los recursos fósiles es el agotamiento, si los residuos no sobrepasan antes los límites.
El mercado capitalista también ocasionaría la destrucción de recursos renovables como la pesca.
El capital está hecho de recursos naturales y los necesita para obtener un producto, generando inevitablemente residuos.
Economía convencional con externalidades, las cuales se consideran accidentes menores dentro del proceso económico convencional.
La cadena de montaje simboliza el éxito productivista del maridaje entre capitalismo e industria pero tiene un lado oculto en la destrucción ambiental, el trabajo agotador y el consumismo.
Esquema de la Economía ecológica, los recursos y energía de la naturaleza que mueven el circuito económico. La fracción reciclada ha de aumentarse cerrando los ciclos de materiales.