Edad Contemporánea


La Edad Contemporánea es el nombre con el que se designa al periodo histórico comprendido entre la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, la Revolución Francesa o Guerras de independencia hispanoamericanas, y la actualidad. Comprende, si se considera su inicio en la Revolución francesa, de un total de 234 años, entre 1789 y el presente. En este período, la humanidad experimentó una transición demográfica, concluida para las sociedades más avanzadas (el llamado primer mundo) y aún en curso para la mayor parte (los países subdesarrollados y los países recientemente industrializados), que ha llevado su crecimiento más allá de los límites que le imponía históricamente la naturaleza, consiguiendo la generalización del consumo de todo tipo de productos, servicios y recursos naturales que han elevado para una gran parte de los seres humanos su nivel de vida de una forma antes insospechada, pero que han agudizado las desigualdades sociales y espaciales y dejan planteadas para el futuro próximo graves incertidumbres medioambientales.[1]

Los acontecimientos de esta época se han visto marcados por transformaciones aceleradas en la economía, la sociedad y la tecnología que han merecido el nombre de Revolución Industrial, al tiempo que se destruía la sociedad preindustrial y se construía una sociedad de clases presidida por una burguesía que contempló el declive de sus antagonistas tradicionales (los privilegiados) y el nacimiento y desarrollo de uno nuevo (el movimiento obrero), en nombre del cual se plantearon distintas alternativas al capitalismo. Más espectaculares fueron incluso las transformaciones políticas e ideológicas (Revolución liberal, nacionalismo, totalitarismos); así como las mutaciones del mapa político mundial y las mayores guerras conocidas por la humanidad.

La ciencia y la cultura entran en un periodo de extraordinario desarrollo y fecundidad; mientras que el arte contemporáneo y la literatura contemporánea (liberados por el romanticismo de las sujeciones académicas y abiertos a un público y un mercado cada vez más amplios) se han visto sometidos al impacto de los nuevos medios de comunicación de masas (tanto los escritos como los audiovisuales), lo que les provocó una verdadera crisis de identidad que comenzó con el impresionismo y las vanguardias y aún no se ha superado.[2]

En cada uno de los planos principales del devenir histórico (económico, social y político),[3]​ puede cuestionarse si la Edad Contemporánea es una superación de las fuerzas rectoras de la modernidad o más bien significa el periodo en que triunfan y alcanzan todo su potencial de desarrollo las fuerzas económicas y sociales que durante la Edad Moderna se iban gestando lentamente: el capitalismo y la burguesía; y las entidades políticas que lo hacían de forma paralela: la nación y el Estado.


La carga de los mamelucos pintado por Francisco de Goya en 1814, representa un episodio del levantamiento del 2 de mayo de 1808 en Madrid. Los pueblos europeos, convertidos en protagonistas de su propia historia y a los que se les había proclamado sujetos de la soberanía, no acogieron favorablemente la «imposición de la libertad» que suponía la extensión de los ideales revolucionarios franceses mediante la ocupación militar del ejército napoleónico. Más adelante, en toda la extensión de la Edad Contemporánea, la base popular de los movimientos sociales y políticos no implicaba su orientación progresista, sino que penduló de un extremo a otro del espectro político.
Pittsburgh en 1857. La Edad Contemporánea generó un nuevo tipo de paisaje industrial y urbano de gran impacto en la naturaleza y en las condiciones de vida. La revolución de los transportes y de las comunicaciones permitió que la unidad de la economía-mundo lograda en la Edad Moderna se aproximara más aún al acortar el tiempo de los desplazamientos y aumentar su regularidad.
Le Démolisseur pintado por Paul Signac en 1897. Además de ser una obra estéticamente vanguardista (técnica del puntillismo), la elección consciente de un protagonista anónimo y su tratamiento visual heroico conducen a su lectura alegórica: las masas derriban el orden antiguo antes de construir el nuevo.
We Can Do It! (en inglés: ¡Podemos hacerlo!), fue un cartel de propaganda de 1942 (durante la Segunda Guerra Mundial) que estimula el esfuerzo bélico mediante el trabajo de la mujer, un paso decisivo en su emancipación.
Mujeres de Afganistán en 2003, usando el burka, el velo tradicional que hubiera deseado suprimirse junto con otras opresiones durante la república socialista (durante la cual se inició la guerra civil); sin embargo, pasó a ser obligatorio como parte de la re-islamización durante el régimen de los talibanes entre 1996 y 2001 y nuevamente durante el nuevo régimen desde 2021, y sigue siendo en la actualidad una de las piedras de toque con mayor valor mediático para la intervención internacional en la guerra librada entre 2001 y 2021.
Un pequeño y sucio, pero eficaz barco de vapor conduce al desguace al buque de guerra Téméraire. Sus años de gloria han pasado. (Cuadro de J. M. W. Turner).
Coalbrookdale de noche (Philipp Jakob Loutherbourg, 1801). La actividad incesante y la multiplicación de las nuevas instalaciones industriales, y sus repercusiones en todos los ámbitos, transformaron irreversiblemente la naturaleza y la sociedad.
Máquina de hilados en una fábrica francesa del siglo XIX.
The Iron Bridge - el puente de Hierro en Shropshire, (Inglaterra) - se convirtió en una de las estructuras más importantes de la Revolución industrial al mostrar el uso que se le podía dar al hierro.
El líder de los ludditas. Al fondo, una fábrica incendiada. Ilustración de 1812.
Los comedores de patatas (Vincent van Gogh, 1885). La papa se convirtió en un alimento casi único en muchas zonas, con lo que su ausencia producía espantosas hambrunas, como la hambruna de Irlanda de 1845-1849, que además originó una emigración masiva.
Voltaire en la corte de Federico II de Prusia, de Adolph von Menzel (reconstrucción historicista, de hacia 1850; el hecho representado sucedió cien años antes).
La primera página de la Constitución de los Estados Unidos de América (17 de septiembre de 1787) comienza con el célebre We the People («Nosotros, el Pueblo»), que define el sujeto de la soberanía. El precedente inmediato había sido, además de la Declaración de Independencia, la Declaración de Derechos de Virginia (12 de junio de 1776). En los diez años siguientes, las primeras enmiendas conformaron lo que se denominó Carta de Derechos (1789). Desde entonces ha sido profusamente enmendada.
Muerte de Marat, por Jacques-Louis David. La mayor parte de los personajes de la Revolución francesa tuvieron trágicos finales.
Toussaint-Louverture, líder de la revolución haitiana, la única basada en la rebelión de los esclavos negros.
En color azul, los territorios independizados; en rojo, los recuperados.
Negociaciones del Congreso de Viena (Jean-Baptiste Isabey, 1819).
Construcción del Canal de Panamá (1907). La Zona del Canal de Panamá, donde se encontraba el canal homónimo, permaneció bajo control estadounidense desde el comienzo de su construcción, en 1903, hasta 1977, siendo entregado a Panamá en 1999.
Los imperios coloniales hacia 1898.
Caricatura de Cecil Rhodes, uno de los principales colonialistas británicos, como moderno coloso de Rodas, que al tiempo que asienta firmemente sus botas sobre África, ejerce de portador de la civilización en forma de hilo telegráfico y ferrocarril entre El Cabo y El Cairo, el sueño del «imperio continuo» (1892).
En una caricatura de finales del siglo XIX, la tarta de China empieza a repartirse entre la reina Victoria de Inglaterra, el káiser Guillermo II de Alemania y el zar Nicolás II de Rusia, contemplados por el Emperador Meiji y Marianne (personificación de la República Francesa).
Uno de los primeros daguerrotipos (1839).
Charles Darwin caricaturizado como un mono (1871), en una de las muchas burlas a su teoría de la evolución.
La oficina del algodón en Nueva Orleans, Edgar Degas, 1873. Ante una muestra de una de las materias primas clave de la Revolución industrial, comerciantes ataviados con las levitas, chisteras o bombines propios de la moda burgesa de mediados del XIX (pocas generaciones antes, solo las clases bajas, los sans-culottes de la Revolución francesa, vestirían pantalones, se dejarían barba y no llevarían peluca). Examinan el género, consultan informaciones en prensa y dialogan para establecer transacciones y fijar los precios según la oferta y la demanda del mercado libre.
Laboratorio de Menlo Park, organizado por Thomas Alva Edison con un criterio tanto científico-tecnológico como capitalista.
El cuarto estado (Giuseppe Pellizza da Volpedo, 1901). La percepción del papel de las masas populares como agente histórico se hizo evidente para los observadores contemporáneos y para la historiografía desde la Revolución francesa (Jules Michelet), pero quien le dio máxima importancia fue la definición del concepto marxista de clase obrera. En la actualidad se suele considerar que el paradigma del materialismo histórico ha dejado de ser el dominante (como lo fue en el ambiente universitario en las décadas centrales del siglo XX, hasta años después del mayo francés de 1968); habiendo recibido críticas desde posturas de derecha, así como su revisión desde la propia izquierda. Autores británicos como E. P. Thompson reivindican un menor mecanicismo para el estudio de la formación de la clase obrera y el concepto de conciencia de clase, utilizando las mismas sofisticaciones teóricas que tiene la antropología cultural con las sociedades primitivas.[51]
Dibujo satírico de Punch (1891) contra la jornada de ocho horas, reivindicación clásica del movimiento obrero que dio origen a la celebración reivindicativa del Día internacional de los trabajadores en el primero de mayo en honor a los muertos en la revuelta de Haymarket. El personaje enmascarado y con hacha es el nuevo sindicalismo, que presenta una versión socialmente igualitarista del antiguo lecho de Procusto: todos los trabajadores deberán ajustarse a él, alargándose o acortándose aunque no les convenga.
Un grupo de trabajadores en una fotografía rotulada: Mediodía ante la cantina, leyendo The Hog Island News (Filadelfia, Estados Unidos, 1918).
La reina Victoria en su Jubileo (1887).
Una mujer fabricando munición durante la Primera Guerra Mundial.
Notas de Dovstoievski para el capítulo 5 de Los hermanos Karamazov, donde aparece su famosa frase: Si Dios no existe, todo está permitido.
Napoleón III, derrotado tras la batalla de Sedán, se entrevista con Otto von Bismarck (1870).
Puesto de ametralladora británico, con los soldados protegidos por máscaras de gas, durante la batalla del Somme (julio de 1916). Las innovaciones técnicas y la llamada guerra de trincheras fueron características del frente occidental europeo durante este devastador conflicto.
Discurso de Lenin, líder de la revolución bolchevique, soviética o comunista, la primera experiencia en el mundo de dictadura del proletariado en aplicación de su interpretación del marxismo (denominada marxismo-leninismo). Se convirtió en una figura cuasi-divinizada (en un estado oficialmente ateo), su imagen convertida en icono, su nombre dado a la ciudad de San Petersburgo (Leningrado) y su cadáver embalsamado expuesto en un mausoleo en la Plaza Roja de Moscú, donde era objeto de una veneración ritual permanente a cargo de multitudes que esperaban en una larga cola.
Encuentro de Hitler y Mussolini, führer y duce (guías) de las dictaduras nazi y fascista, que planteaban como una tercera vía contraria tanto al comunismo (la amenaza más visible a las estructuras capitalistas) como a la democracia liberal, tildada de decadente. Establecieron una alianza denominada Eje Roma-Berlín, en cuya órbita figuraron Japón, España, Hungría, Rumanía y los países ocupados durante la Segunda Guerra Mundial. El carisma peculiar de ambos líderes, llevado hasta el histrionismo, fascinaba a las masas que les seguían; pero también fue objeto de parodias contemporáneas, entre las que destacan, por su genialidad y lucidez, El gran dictador de Charles Chaplin (1940) y To be or not to be de Ernst Lubitsch (1942).
Una multitud se aglomera ante la Bolsa de Nueva York el jueves negro, 23 de octubre de 1929.
Atatürk, el 20 de septiembre de 1928, explica el nuevo alfabeto en una pizarra, bajo la bandera turca.
Ceremonia de creación del Taisei Yokusankai (1940), movimiento de encuadramiento político y social de tipo totalitario y militarista, organizado desde el gobierno, que presidió la vida japonesa hasta 1945.
Campesinos chinos acarreando material para el ejército comunista en una fecha indeterminada de los años treinta. La prolongada Larga Marcha forjó una peculiar vinculación entre las masas campesinas y los cuadros del Partido Comunista Chino de Mao Zedong.
Mahatma Gandhi, líder inspirador de la independencia de la India, fue víctima a su vez de la terrible violencia que la caracterizó.
Cartel propagandístico. Tanto la aviación como la propaganda fueron masivamente utilizadas en la Segunda Guerra Mundial, a una escala no igualada en ninguna otra contienda anterior, y difícilmente comparable a las posteriores. La orientación de todas las fuerzas productivas de cada nación hacia la denominada economía de guerra significó de hecho el final de las consecuencias de la Gran Depresión y la consolidación del papel keynesiano de los estados como agentes económicos decisivos. Estados Unidos reconvirtieron temporalmente su gigantesca industria automovilística para la fabricación de 300 000 aviones. El resto de los países fabricaron 480 000 más. Las extraordinarias dimensiones relativas del esfuerzo productivo japonés, alemán o soviético fueron comparativamente mayores incluso.[67]​ La capacidad de llevar la guerra a la retaguardia enemiga, junto con otras penosas condiciones, hicieron que la mayor parte de las víctimas fueran civiles, y que la destrucción de equipamiento (estratégico o no) fuera muy superior a la del material de uso propiamente militar. La escala de las operaciones logísticas llegó a ser tan extraordinaria (desembarco de Normandía) que necesitó la aplicación de las primeras computadoras (como la Máquina Enimga alemana de Arthur Scherbius o la Máquina de Turing británica de Alan Turing), que también se destinaron a la criptografía. Algunas innovaciones tecnológicas aplicadas durante el conflicto demostraron ser decisivas, como el RADAR británico y el arma atómica estadounidense; aunque otras no tuvieron oportunidad de desarrollarse en toda su capacidad, como el programa alemán de misiles (V-1 y V-2).
Diferentes presentaciones farmacéuticas de la píldora anticonceptiva. El código de barras y el blíster, con sus ligeras láminas de plástico transparente y de aluminio, son también innovaciones tecnológicas de la segunda mitad del siglo XX.
Conferencia de Yalta (febrero de 1945): Iósif Stalin, Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill, en vísperas de la derrota de Alemania, diseñaron las líneas maestras que regirían el mundo posterior a la guerra incluyendo la división de Europa en zonas de influencia.
El mundo dividido por la Guerra Fría en torno a 1959. En rojo la Unión Soviética y sus aliados, en azul los Estados Unidos y los suyos. En verde los territorios coloniales, en vísperas de la descolonización.
Las sucesivas incorporaciones a las Comunidades Europeas han caracterizado su medio siglo de historia, entre 1957 y 2013.
Sala del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el foro decisivo en las relaciones internacionales desde su fundación, donde las cinco potencias mantienen su derecho de veto: Estados Unidos, Unión Soviética (luego Federación Rusa), China (inicialmente la China Nacionalista de Chang Kai Chek, luego la República Popular China de Mao Zedong), Reino Unido y Francia.
En el festival de Woodstock, más allá del fenómeno musical, se visualizó un nuevo tipo de comportamiento social atractivo para muchos jóvenes, que rompía las convencionalismos tradicionales: liberación sexual, convivencia interracial, utilización de drogas, desprecio de la ética del trabajo.
La entrevista entre Mao Zedong y Richard Nixon (29 de febrero de 1972) marcó el comienzo de un acercamiento estratégico entre Estados Unidos y China, uno de los elementos decisivos para entender la evolución mundial hasta la actualidad.
Juan Pablo II, primer papa polaco y el más viajero de la historia, durante uno de sus viajes a Polonia (1987). Tuvo un importante papel en el estímulo al movimiento opositor (sindicato Solidarność de Lech Wałęsa) que contribuyó a la crisis del sistema comunista en el este de Europa.
Ruhollah Jomeini desciende del avión que le traía a Teherán desde el exilio (1 de febrero de 1979).
Paso libre a través del Muro de Berlín, frente a la Puerta de Brandemburgo (1 de diciembre de 1989). La presión popular consiguió precipitar el final del régimen prosoviético de Alemania Oriental, abandonado a su suerte por Gorbachov.
Tanques de los golpistas en la Plaza Roja durante el golpe de Estado en la Unión Soviética.
Celebración de la reunificación alemana junto al Reichstag, 3 de octubre de 1990.
Firma de los Acuerdos de Dayton, 1995, por los presidentes de Serbia (Slobodan Milošević), Bosnia-Herzegovina (Alija Izetbegović) y Croacia (Franjo Tuđman).
Una réplica de la diosa de la democracia, la escultura utilizada durante las protestas de 1989, empleada en la manifestación que tuvo lugar en Hong Kong para conmemorar el vigésimo aniversario (2009).
La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron, líderes de los países más influyentes de la unión, en 2019.
Un helicóptero estadounidense sobrevolando Mogadiscio en 1993. Su derribo por una fuerza irregular en la Batalla de Mogadiscio, reflejado en Black Hawk Down de Ridley Scott, ocasionó un escándalo y el replanteamiento de la estrategia de Estados Unidos.
El líder palestino Yasir Arafat, el israelí Isaac Rabin y el presidente estadounidense Bill Clinton, en rondas de paz que fracasaron por la oposición de los grupos radicales.
Perspectiva desde la Estatua de la Libertad hacia las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York, en el momento del atentado.
Protestas en Egipto, Túnez, Yemen y Siria durante la Primavera Árabe (2010-2012), pidiendo más democracia.
El presidente estadounidense Barack Obama junto a miembros de su gabinete y distintos mandos militares presenciando en directo la operación a través de las cámaras de aviones no tripulados sobre el complejo de Bin Laden.
Vladimir Putin firmando la anexión oficial de Crimea y Sebastopol a Rusia. La anexión, la guerra en el este de Ucrania y la intervención rusa en Siria muestra la vuelta rusa al escenario político internacional.