Edgar Peña Parra


Edgar Robinson Peña Parra (Maracaibo, Venezuela, 6 de marzo de 1960) es un arzobispo de la Iglesia católica y es el primer venezolano nuncio apostólico de la Santa Sede.

Nace en la parroquia El Saladillo Maracaibo, de la unión matrimonial de Robinson Peña y Adela Parra de Peña. Su infancia transcurre, junto a sus hermanos, a escasos metros de la Basílica de Chiquinquirá. Realiza los estudios de primaria, en el Colegio Libertador y los 5 años de bachillerato en el Liceo Rafael Belloso Chacín en Maracaibo. El toque vocacional nace en Edgar a los dieciséis años la mañana de un día cualquiera, cuando visitaba la Basílica y atendió a ese llamado ingresando al Instituto Universitario Seminario Santo Tomás de Aquino en San Cristóbal, donde se graduó de Licenciado en Filosofía en el año de 1981. Marcha a Caracas al Instituto Universitario Santa Rosa de Lima graduándose de Licenciado en Teología el año de 1985.

El 23 de agosto de 1985 fue ordenado sacerdote, por imposición de manos y oración consecratoria de monseñor Domingo Roa Pérez, arzobispo de Maracaibo. Fue párroco en Sierra Maestra, La Rotaria y El Moján.

Era el año de 1989, cuando la Santa Sede, le propuso al entonces nuncio apostólico en Venezuela, monseñor Luciano Storero, sometiera a consulta entre los obispos venezolanos para postular a sacerdotes para dedicarlo al servicio diplomático de la Santa Sede. El arzobispo de Maracaibo, entonces monseñor Domingo Roa Pérez, propuso al padre Edgar Peña como posible aspirante. Y es así como en 1986, marcha a Roma-Italia.

Edgar Peña se inicia en la Pontificia Academia Eclesiástica, donde obtiene el título de Doctorado en Derecho Canónico, realizando una brillante tesis de grado, publicado por el Vaticano,[cita requerida] intitulada: “Los Derechos Humanos en el Sistema Interamericano a la luz del Magisterio Pontificio”, la cual hoy es tomada como referencia por los estudiosos y analistas en materia de Derechos Humanos de todo el orbe.

Luego realiza la especialización en Derecho Internacional, en la Pontificia Universidad Gregoriana y en simultáneo adquiría los conocimientos diplomáticos que le brindaba la Academia Diplomática de la Santa Sede. Desde 1993 hasta nuestros días 2010, la misión eclesial del primer diplomático venezolano de la Santa Sede, ahora Monseñor (título otorgado por Juan Pablo II en 1995 en la capital de Kenia Nairobi durante una de sus visitas pontificias al continente africano), continúa.


El arzobispo recibiendo la felicitación por su ordenación del papa Benedicto XVI.