Caballero de Bronce


El Jinete de Bronce (en ruso, Медный всадник, literalmente "Caballero de Cobre") es una escultura ecuestre de Pedro el Grande, hecha en bronce por Étienne-Maurice Falconet en San Petersburgo, Rusia. Recibe este nombre por la influencia del poema homónimo de Aleksandr Pushkin, uno de los más grandes poemas del idioma ruso. Ahora es un símbolo de San Petersburgo, como la Estatua de la Libertad es un símbolo de Nueva York.

El bloque sobre el que se yergue la estatua es conocido como Piedra de Trueno, y se dice que es la roca más grande que ha movido el hombre. En efecto, la roca no solo es enorme, sino que fue transportada seis kilómetros hasta la costa del Golfo de Finlandia solo por la fuerza del hombre, sin animales ni máquinas.

Se yergue todavía en la orilla del Nevá. El efecto causado por la estatua es tan original como grandioso: la escultura no descansa sobre un pedestal arquitectónico, sino que el caballo se encabrita sobre la roca granítica; el Zar carece de espada; su figura altiva, que parece designar con la mano la nueva capital y marcar un camino a su pueblo, no evoca al guerrero, sino al legislador y al civilizador.

La estatua ecuestre de Pedro el Grande se encuentra la Plaza del Senado en San Petersburgo, Rusia. Catalina la Grande, una princesa alemana casada dentro de la línea de los Románov, al no tener derecho legal al trono, estaba ansiosa de ser relacionada con Pedro el Grande, para obtener legitimidad a los ojos del pueblo.[1]​Por esta razón, ordenó la construcción de la estatua, y mandó que se inscribiera "Petro Primo Catharina Secunda MDCCLXXXII" en Latín y "Петру первому Екатерина вторая, лето 1782" en Ruso, ambas frases con un mismo significado "Catalina Segunda a Pedro Primero, 1782"; una expresión de la actitud de Catalina hacia su predecesor y de la opinión que tenía de sí misma dentro del linaje de los grandes gobernantes rusos.

Catalina mantenía correspondencia con Denis Diderot, que fue quien le recomendó a su amigo Étienne Maurice Falconet, un escultor francés, como candidato para la construcción de la estatua que dedicaría a Pedro el Grande. La emperatriz siguió el consejo de Diderot y Falconet llegó a Rusia en 1776.[2]

La construcción de la estatua se inició en 1775, con la correspondiente fundición y colado del bronce necesario para realizar la escultura, tarea que fue supervisada por Yemelyán Jailov. Durante el colado de la escultura se rompió el molde sobre el que se estaba vertiendo el metal, salpicando los alrededores con bronce fundido, hecho que originó un incendio en las instalaciones. Todos los trabajadores huyeron excepto Jailov, quien arriesgó su vida para salvar el colado de bronce.[2]​ Llevó 12 años desde 1770 hasta 1782 y realizar dos veces el proceso de fundido y colado el poder terminar la estatua, incluyendo el pedestal, caballo y jinete.


El Caballero de Bronce.
Jinete de Bronce, por Vasili Súrikov.
Inauguración del Monumento en honor a Pedro el Grande. Grabado por A.K.Mélnikov basado en el dibujo de A.P.Davýdov, 1782.
Transporte de La Piedra de Trueno, en presencia de Catalina II. Grabado por I.F.Schley basado en el dibujo de Yury Felten. 1770.
La escultura con el edificio del Senado de fondo.