El nuevo imperialismo


El nuevo imperialismo (título original en inglés: The new imperialism) es una obra del geógrafo británico David Harvey,[nota 1]​ publicada originalmente en 2003 por Oxford University Press[1][2][3]​ y en 2004 en castellano por Ediciones Akal.[4]

Este libro presenta la teoría de Harvey acerca de la nueva modalidad del imperialismo en los siglos XX y XXI, la cual fue presentada en tres exposiciones en la Universidad de Oxford, y que luego fueron publicadas bajo el título de El nuevo imperialismo.[cita requerida]

En este libro el autor trata de responder qué es el nuevo imperialismo, para lo cual desarrolla la idea de la dinámica especial o geográfica de la acumulación del capital, a lo que él llama el «desarrollo geográfico desigual», y cómo estos procesos moleculares del flujo de capital, que se mueven de un lugar a otro dentro de un mismo país, construyen nuevos espacios y concentraciones geográficas, en esta obra muestra su interés en los procesos geográficos donde el capital crea y destruye nuevos paisajes, lo que lleva en muchas formas a problemas de dominación.[cita requerida]

El rol que jugó el petróleo en la decisión de invadir Irak, muchos opositores hablan de la relación que tenía el presidente George W. Bush y el vicepresidente Dick Cheney con la industria del petróleo, los Estados Unidos han mantenido el control del flujo de Petróleo del Oriente Medio como una manera de mantener su superioridad económica y política, la ocupación militar en Irak es su fase más reciente en esta estrategia, quien controle el Oriente Medio, controlará el bombeo de petróleo mundial y quien controle el bombeo de petróleo mundial podrá controlar la economía mundial, por lo menos en el futuro cercano.[5]

El nuevo imperialismo es definido como imperialismo capitalista, el cual es una fusión contradictoria de la política del Estado y del imperio con el proceso molecular de la acumulación del capital en el espacio y en el tiempo. El imperialismo es un proyecto político distintivo por parte de los actores cuyo poder está basado en el control de un territorio y la capacidad de movilizar sus recursos políticos y humanos, hacia fines políticos, económicos y militares, mientras que el nuevo imperialismo es un proceso económico-político difuso en espacio y tiempo en el cual el tener el control y manejo del capital se vuelve lo más importante.[6]