Elecciones presidenciales de Venezuela de 1998


Las elecciones presidenciales de Venezuela de 1998 tuvieron lugar el domingo 6 de diciembre del mencionado año con el objetivo de elegir al presidente de la república para el período 1999-2004, siendo la primera vez que los comicios presidenciales se realizaban separados de la renovación parlamentaria (siendo que esta última tuvo lugar el 8 de noviembre). Fueron el último proceso electoral llevado a cabo bajo las directrices de la constitución de 1961. Bajo la misma, el presidente incumbente, Rafael Caldera, no podía presentarse a la reelección.

Estos comicios se caracterizaron por el hecho de que ninguno de los principales candidatos se presentaba por alguno de los dos partidos tradicionales que habían dominado la vida política venezolana desde la democratización (Acción Democrática y COPEI). Hugo Chávez Frías, un exmilitar de ideología socialista que había encabezado un golpe de estado en 1992 contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, se presentó como candidato de su partido, el Movimiento V República (MVR) y fue apoyado por una coalición conocida como "Polo Patriótico", debiendo competir contra Henrique Salas Römer, del partido Proyecto Venezuela (PRVZL). A última hora, AD y COPEI se retiraron de las elecciones y apoyaron a Salas Römer, en una alianza que se denominó "Polo Democrático". Otros candidatos destacados eran la ex reina de belleza Irene Sáez, y Luis Alfaro Ucero, secretario general de Acción Democrática (AD), cuyo abandono por parte del partido para apoyar a Römer, a pesar de su negativa a retirarse de la contienda, provocó una controversia electoral meses antes de los comicios.

Encabezando una campaña de corte socialista, centrada en el cambio y comprometiéndose a convocar a un proceso constituyente, Chávez en última instancia triunfó ampliamente con el 56.20 % de los votos contra el 39.97 % obtenido por Salas Römer y el 2.82 % logrado por Sáez.[2]​ Ningún otro candidato superó el 0.5 % de los votos. La participación, aunque relativamente baja, se incrementó con respecto a los anteriores comicios, llegando a un 63,45%. La victoria de Chávez marcó el inicio de la Revolución bolivariana, y del movimiento político izquierdista en torno a su figura denominado chavismo, que gobierna Venezuela desde 1999.[3]​ También se considera que comenzaba el final del ciclo "neoliberal" que caracterizó a la década de 1990 en América Latina, pues a partir de la llegada al poder de Chávez varios movimientos políticos de ideología similar llegaron al poder en países cercanos, algo que fue catalogado como la "marea rosa".[4][5][6]


Chávez en un mitin de campaña.