Sociedad sin efectivo


Una sociedad sin dinero en efectivo o sociedad sin dinero en metálico (en inglés, cashless society) es aquella en la que se llevado a cabo la eliminación, abolición o prohibición del dinero en efectivo -monedas o billetes (papel moneda)- para todos los pagos en metálico ya sean intercambios económicos personales, comerciales y financieros utilizando exclusivamente medios de pago electrónico y digitales: tarjetas de pago, de crédito o débito, transferencias electrónicas, dinero digital o electrónico.[2][3]

La eliminación del dinero en efectivo favorece la efectividad de las política monetarias y económicas de los bancos y de los gobiernos de los distintos estados.[3]​ Puede perjudicar a los ciudadanos ya que facilita una vigilancia masiva, pudiendo poner en cuestión algunas de las libertades básicas; impide la retirada en efectivo frente a una crisis bancaria o pánico bancario y facilita que los bancos pueden penalizar los ahorros con intereses negativos.[4]​ Algunos autores, como Fernando Zunzunegui, consideran inmoral la eliminación de efectivo[5]​ Otros autores, como Kenneth Rogoff, sostiene que el dinero en metálico es el principal causante de la evasión de impuestos y de la economía sumergida e ilegal.[6][7]

Dinamarca[8][6]​ y Suecia[9][10]​ son dos de los países pioneros en la reducción de dinero en efectivo al que siguen otros países nórdicos y también Reino Unido.[11]​ Distintos gobiernos han puesto límite a los pagos en metálico: Francia, 1000 euros, Portugal, 1000;[1]España 1000 (desde la ley 11/2021)[12][13]​). En la Unión Europea (UE) se impedirán pagos en efectivo superiores a 10.000 euros para frenar el blanqueo de capitales.[14]


Icono de una tarjeta de crédito El uso de tarjetas favorece la eliminación de dinero en efectivo. La generalización de sistemas de pago electrónico hace disminuir la cantidad de dinero en metálico en la sociedad y aumenta la cantidad de dinero en manos de los bancos. [1]