Embalse de Guri


El embalse de Guri es el embalse más grande de Venezuela y por extensión y volumen es el segundo cuerpo lacustre más grande del país, sólo superado por el lago de Maracaibo. El embalse o lago Guri se encuentra localizado en el estado Bolívar. Formado y delimitado por la presa de Guri, donde se encuentra la Central Hidroeléctrica "Simón Bolívar".

Este sistema hidroeléctrico suministrado por el río Caroní represado en el lago Guri, es posible debido al volumen de agua almacenado, así como al caudal promedio del sistema fluvial Caroní-Paragua, que aporta un promedio de casi 5000 m³/s, debido a la intensidad de las lluvias en la cuenca alta de ambos ríos, donde se registran precipitaciones superiores a los 3000 mm. Las precipitaciones son intensas entre los meses de mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, diciembre y enero, mientras que el volumen escaso que aporta el río en la temporada de sequía extrema de febrero a abril, es compensado por el represamiento de estas aguas en la presa de Guri, lo que en promedio asegura un volumen turbinado de agua para generación de electricidad de unos 4800 m³/s.

El embalse Guri, debe su origen a la construcción en el río Caroní de la Represa de Guri. La historia del Guri comienza con el Plan de Electrificación Nacional de 1947, que comenzó a elaborarse cuando Rómulo Betancourt era presidente de la Junta Revolucionaria de Gobierno y se terminó durante el gobierno de Rómulo Gallegos (primer Presidente venezolano electo por votación universal y directa), en lo que conoce como el Trienio Adeco. Las obras se iniciaron en 1963, siendo responsable de su ejecución la empresa (EDELCA) Electrificación del Caroní (hoy integrada en Corpoelec) filial de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG). Comenzó a funcionar parcialmente en 1968 y se culminaron las obras en 1976.

Esta central hidroeléctrica es la segunda mayor de América, pudiendo considerarse la primera entre las que se encuentran en un solo país, ya que la de Itaipú se encuentra entre Brasil y Paraguay. La primera central eléctrica, con diez unidades de generación y una capacidad total instalada de 2065 MW, empezó a funcionar comercialmente en 1978. En 1985 se construyó una segunda casa de máquinas para alojar otras diez unidades de generación de 730 MW cada una. Con ello la capacidad total de la planta se elevó a 10 000 MW. La instalación tiene tres subestaciones de alta tensión que operan a 800 kV, 400 kV y 230 kV, todas ellas con configuración de interruptor y medio. La central suministra al mercado eléctrico venezolano en promedio 45 000 GWh de energía.


Vista de la Represa y el Embalse en 2012