Enrique el Mellizo


Francisco Antonio Enrique Jiménez Fernández,[1]​ conocido como Enrique el Mellizo (Cádiz, 1 de diciembre de 1848-Sevilla el 30 de mayo de 1906),[1]​ fue un cantaor flamenco español.[1]

Debía su apodo a que su padre era mellizo, por lo que comenzó a conocérsele como Enrique «el hijo del Mellizo».

Compaginaba su actividad musical y las actuaciones en los cafés cantantes de Cádiz con su profesión de puntillero y matarife en el matadero gaditano.[1]

Sus cantes eran de enorme belleza según el testimonio de los que lo escucharon, pues carecemos de grabaciones. Se cuenta que el gran cantaor Manuel Torre lloró la primera vez que lo oyó cantar. Tuvo un amplio repertorio destacando sus interpretaciones de malagueñas. Engrandeció algunos estilos como las alegrías, la saeta por siguiriyas o los tientos. Fue también el creador del cante por soleares gaditano.

Falleció a los 57 años como consecuencia de una tuberculosis pulmonar. Modernamente se le considera uno de los artistas principales de la llamada Edad de Oro del flamenco.


Monumento a "Enrique el Mellizo" en las calles de Cádiz.