Escocia


Escocia (en inglés, Scotland; en escocés, Scotland; en gaélico escocés, Alba) es el más septentrional de los cuatro países que forman el Reino Unido. Junto con Inglaterra y Gales, forma parte de la isla de Gran Bretaña, abarcando un tercio de su superficie total; además consta de más de 790 islas. Limita al norte y oeste con el océano Atlántico; al este con el mar del Norte, al sur con Inglaterra y al suroeste con el canal del Norte y el mar de Irlanda. El territorio escocés abarca 78 772 km², y su población se estimaba en 5 463 300 habitantes en 2019,[4]​ lo que da una densidad de población de 67,5 habitantes por km². La capital es Edimburgo, mientras que Glasgow es la ciudad más grande y su área metropolitana concentra un 40 % del total de la población escocesa.

Escocia toma su nombre de «Scotus», término latino que significa «irlandés» (la forma plural es «Scoti», «irlandeses»).[5]​ Esto hace referencia a los colonizadores gaélicos de Irlanda, país que los romanos inicialmente llamaron «Scotia» (forma femenina de «Scotus»).[5]​ Los irlandeses que colonizaron la actual Escocia eran conocidos como «Scoti». Los romanos de la Alta Edad Media utilizaban el nombre «Caledonia» para referirse a la actual Escocia.[5]

El Reino de Escocia fue un estado independiente hasta 1707, fecha en la que se firmó el Acta de Unión con Inglaterra, para crear el Reino de Gran Bretaña. La unión no supuso alteración del sistema legal propio de Escocia, que desde entonces ha sido distinto del de Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte, por lo que es considerada en el derecho internacional como una entidad jurídica distinta. La pervivencia de unas leyes propias, y de un sistema educativo y religioso diferenciado forman parte de la cultura escocesa y de su desarrollo a lo largo de los siglos.

Surgido en el siglo XIX, el independentismo escocés ha ganado influencia desde finales del siglo XX; representado por el Partido Nacional Escocés que aboga por la independencia de Escocia[6]​ y obtuvo la mayoría absoluta en el Parlamento escocés en las elecciones de mayo de 2011. En 2014, el gobierno escocés y el gobierno conservador de David Cameron llegaron a un acuerdo para plantear un referéndum sobre la independencia escocesa que se celebró el 18 de septiembre de ese mismo año ganando la continuidad en el Reino Unido por 10,6 puntos.


El cardo es la flor nacional de Escocia.
Restos del asentamiento neolítico de Skara Brae, en las islas Orcadas.
Localización de los muros de Adriano y Antonino.
La serpiente de piedra.
Retrato de la Reina Ana de Inglaterra, que se convertiría en Ana de Gran Bretaña tras la firma del Acta de Unión.
Edificio del Parlamento de Escocia, diseñado por el arquitecto español Enric Miralles.
Reparto de escaños en el Parlamento Escocés después de las últimas elecciones de 2016.      SNP      Laboristas      Liberal Demócratas      Partido Conservador      Partido Verde Escocés
Mapa de Escocia con la división en 32 concejos.
El antiguo Parlamento de Escocia, que alberga el Tribunal Supremo de Escocia.
Mapa de la orografía de Escocia.
Vista satelital
Ben Nevis, el punto más alto de las islas británicas.
Vista panorámica en la Isla de Skye.
El lago Ness, en las Tierras Altas escocesas.
El Tejo de Fortingall, el árbol más viejo del Reino Unido y uno de los seres vivos de más edad registrados en el mundo.
El actor Ewan McGregor.
Escritores en lengua inglesa
La abadía de Iona, considerada como la cuna del cristianismo escocés.
Haggis envasados al vacío, listos para cocinar.
Calle Buchannan, Glasgow.
El tenista Andy Murray.
Sede central del Royal Bank of Scotland en Edimburgo.
Un Twin Otter Loganair aterrizando en el Aeropuerto de Barra, el único en el mundo que utiliza una playa como pista de aterrizaje para vuelos programados.
El puente de Forth, que conecta Edimburgo con el noreste de Escocia.
Octavo Batallón de los Royal Scots descansando antes de un ataque durante la Segunda Guerra Mundial.
Centro de la Ciencia de Glasgow.