Escolapios


La Orden de los Clérigos Regulares pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías (Ordo Clericorum Regularium pauperum Matris Dei Scholarum Piarum, Sch. P., o S. P.), más conocidos como escolapios, llamados también piaristas en países germanoeslavos y anglosajones y calasancios en algunos iberoamericanos, es una orden religiosa de derecho pontificio, fundada por san José de Calasanz (1557-1648) en el siglo XVII, para dar respuesta a la necesidad educativa de los niños pobres de Roma, desde donde se extendió por toda Italia y Europa.

San José de Calasanz fue declarado en 1948 "patrono universal de todas las escuelas populares cristianas del mundo" ya que en 1597 creó la primera escuela pública popular gratuita en Europa. Proclamó el derecho a la educación de todos los niños y luchó por ella, siendo perseguido por este motivo. Pero al mismo tiempo teniendo un éxito espectacular por responder a los retos y expectativas de su tiempo.

La experiencia educativa calasancia comenzó en 1597 en la parroquia de Santa Dorotea de Roma, desde donde se trasladó más tarde al edificio anexo a la iglesia de San Pantaleón, la cual es reconocida como la primera escuela pública popular gratuita en Europa. La orden fue formalmente aprobada por la Iglesia en 1622, tras un arduo trámite de reconocimiento. Por aquella época, la burocracia vaticana evitaba autorizar nuevas órdenes.

En 1617 se fundó la Congregación Paulina de Clérigos Regulares Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías; el nombre de paulina se tomó del papa Paulo V, quien aprobó la congregación; el papa Gregorio XV elevó la congregación al grado de orden religiosa en el año 1621 con el nombre de "Escolapios".

En 1646, por calumnias surgidas en el seno de la propia orden y acusaciones ante el Santo Oficio que involucraron incluso a José de Calasanz,[2]​ la congregación fue sometida a una visita apostólica, y posteriormente disuelta por Inocencio X mediante un breve pontificio del 16 de marzo de 1646.[3]​ Luego de la muerte de Calasanz en 1648 y de aquel papa en 1655, Alejandro VII reconstituyó la congregación, y Clemente IX restituyó las Escuelas pías a la Orden religiosa en 1669, recuperando así todos sus derechos y obligaciones.[3]

Al igual que todas las órdenes religiosas, las escuelas pías se rigen por una regla que en este caso se denominan Constituciones de las Escuelas Pías.[4]


Nuestra Señora de las Escuelas Pias Advocación Mariana muy apreciada por los Escolapios.