Espantapájaros


Un espantapájaros o espantajo es un ingenio o muñeco con forma de humano, una especie de burdo maniquí vestido con ropas viejas, que se utiliza como recurso para ahuyentar de los cultivos a los pájaros.[1]

Los cuervos pueden ser un problema en los jardines en primavera. Pueden arrancar una hilera de maíz brotada recientemente para comerse las semillas restantes, no solamente comen las semillas recién sembradas, sino que también se reúnen cada noche en grupos que comienzan siendo de media docena y uniéndose a ellos 20 o 30 más hasta que acaban convirtiéndose en una enorme y ruidosa bandada. Tienen además la costumbre de volver al mismo lugar cada noche. En los Apalaches meridionales otro método común de asustar a un cuervo consiste en poner a un cuervo muerto colgando de un poste. Los espantapájaros modernos rara vez toman forma humana. En las granjas de California se atan tiras de un aluminio altamente reflexivo de película PET a las plantas para crear reflejos del sol. Otro sistema consiste en el empleo de ruidosas pistolas automáticas accionadas con gas propano.[cita requerida]

La Household Cyclopedia (una guía para cuidado del hogar) de 1881 hace la siguiente advertencia.

El método más efectivo para alejar a estos animales, al menos según demuestra la experiencia, es combinar el uso de uno u otro espantapájaros con el empleo frecuente del mosquete. Nada provoca tanto terror en estos sagaces animales como la vista de un cazador seguida de la explosión de pólvora de un arma, a menudo fatales para su especie.


Espantapájaros en un campo de arroz de Japón.