Estilo APA


El Estilo APA es un conjunto de lineamientos para la comunicación académica clara y precisa[1]​ propuesto por la American Psychological Association (APA por su término en inglés). Sus estándares facilitan la elaboración y presentación de trabajos académicos. Es utilizado por un gran número de instituciones educativas y centros de investigación en todo el mundo, para la preparación de manuscritos para su publicación, así como para escribir trabajos de estudiantes, disertaciones y tesis. El Manual de Publicaciones de la American Psychological Association es el texto donde se publican los lineamientos. La versión más reciente es la séptima edición en inglés y la cuarta edición en español,[2][3]​ ambas del 2020.

Como se puede notar, el tema de la educación ha sido abordado desde distintas perspectivas, mostrando connotaciones, desde el punto de vista tecnocrático y también del humanista. Por ende, se afirma que “La educación como un sistema socialmente concebido, es un sistema para humanizar al hombre” (Gárate, 2000, p. 100). Para analizar esta perspectiva desde un punto de vista objetivo, tenemos que tomar en cuenta distintos elementos.

Como se puede notar, el tema de la educación ha sido abordado desde distintas perspectivas, mostrando connotaciones, desde el punto de vista tecnocrático y también del humanista. Según Gárate (2000) “La educación como un sistema socialmente concebido, es un sistema para humanizar al hombre” (p. 100). Para analizar esta perspectiva desde un punto de vista objetivo, tenemos que tomar en cuenta distintos elementos.

Las reflexiones en torno al aula, son parte de un proceso cognitivo que involucra distintos actores, como son estudiantes y maestros; en este proceso de enseñanza-aprendizaje, todos buscan escuchar y ser escuchados, todos buscan su propia voz.

No hay solo voces negras, blancas o grises; hay voces de río que nos abrazan o voces que nos hacen olvidarnos. Las voces tienen ritmos, tonos y matices diversos; voces que guardan y voces que expresan; voces que corren tras un silencio y voces que nunca se desprenden de éste. Voces del aula. Los estudios nunca tocan la última fibra y siempre dejan un resquicio donde no entra ni la entrevista ni la observación. (Gárate, 2006, p. 63)

De esta forma continua el texto, replanteando el significado de la razón de ser maestro, pero también de la razón de ser alumno.