Estrella polar


Se denomina estrella polar a la estrella visible a simple vista que se ubica en la bóveda celeste de manera más próxima al eje de rotación de la Tierra o polo celeste; aunque por convención, con el término de estrella polar se hace referencia a la estrella más próxima al polo norte. Por efecto de la precesión de los equinoccios, los polos celestes se desplazan con relación a las estrellas alrededor del polo de la eclíptica y, en consecuencia, la estrella polar en cada hemisferio no es la misma a través de los años.

Actualmente, la estrella polar en el hemisferio norte es α Ursae Minoris que, situada en el extremo de la cola de la Osa Menor, también se conoce como Polaris o Cinosura, por ser la más cercana al polo, del que dista menos de un grado. Todavía se le irá acercando más, y en 2100 no distará de él más de 28'. A partir de ese momento, el polo se alejará de ella, y no volverá a ser la estrella polar sino hasta unos 25 780 años más tarde.[cita requerida]

Hace 4800 años, la estrella más cercana al polo norte celeste, es decir, la estrella polar de aquella lejana época, era Thuban (α Draconis), de magnitud 3,6. Se encontraba a apenas 10' del polo celeste (la actual estrella polar dista 50'). Thuban fue famosa en China y Egipto, pues los antiguos astrónomos chinos la inscribieron en sus anales de la época del emperador Huang Di, que reinó en el 2700 a. C.[cita requerida]

El polo celeste se desplazó después entre α Ursae Minoris y α Draconis. En esa época, se construyó la esfera de Quirón, la más antigua conocida, correspondiente a la época de la expedición de los Argonautas, 1200 a. C. A partir de entonces, el polo se fue aproximando hacia la que actualmente es la estrella polar.[cita requerida]

A principios de nuestra era, no había ninguna estrella brillante que indicara el lugar del polo. En la obra Julio César, de William Shakespeare, el personaje principal dice:

Está claro que los versos de Shakespeare son un anacronismo, pues en su época, Polaris era la estrella polar, pero no en la época de Julio César, cuando el polo norte no apuntaba a ninguna estrella, ya que se encontraba a más de 12º de ella.[2]


La proyección de la ruta de precesión del Polo Norte en el cielo fijo de la época J2000.0 para el intervalo de tiempo de 48000 a. e. c. a 52000 e. c..[1]