Estructura y agencia


En ciencias sociales existe un debate permanente sobre la primacía de las estructuras o la agencia a la hora de moldear el comportamiento humano. Las estructuras son las pautas relativamente estables y recurrentes que influencian o limitan las elecciones y oportunidades disponibles.[1]​ La agencia es la capacidad de los individuos para actuar independientemente y hacer sus elecciones propias de modo libre.[1]​ El debate de estructura versus agencia puede ser entendido como un asunto de socialización en contra de autonomía a la hora de determinar si las personas actúan como agente libre o de una manera dictada por la estructura social.

La sociología contemporánea generalmente ha apuntado hacia una reconciliación de estructura y agencia como conceptos.

El debate sobre la primacía de la estructura o la agencia es un tema de fondo tanto en la teoría sociológica clásica como la contemporánea. Es una cuestión de ontología social: "¿de qué está hecho el mundo social?" "¿Qué es una causa en el mundo social y qué es un efecto?" "¿Determinan las estructuras sociales el comportamiento de los individuos o lo hace su agencia humana?"

Estructural functionalistas como Émile Durkheim ven las estructuras y jerarquías como esenciales para la existencia de la sociedad. Teóricos como Karl Marx, por contraste, enfatizan que la estructura social puede actuar en detrimento de la mayoría de las personas de una sociedad. En ambos casos, estas instancias estructurales pueden ser materiales (o "económicas") y culturales (relacionadas con normas, costumbres, tradiciones e ideologías).

Algunos teóricos proponen que nuestra existencia social es en gran parte determinada por la estructura de la sociedad. La agencia percibida por los individuos puede también mayoritariamente ser explicada por la operación de esta estructura. Los sistemas teóricos alineados con esta visión incluyen:

Estas escuelas pueden ser vistas como formas de holismo, la idea de que "la totalidad es más grande que la suma de sus partes".