Estudio


El estudio es el desarrollo de actitudes y habilidades mediante la incorporación de conocimientos nuevos.[1]​ El sistema de educación mediante el cual se produce la socialización de la persona tiene como correlato que se dedique una elevada cantidad de horas al análisis de diversos temas. Por eso se han desarrollado una serie de estrategias con el fin de que la tarea de estudiar sea más simple y que se logren alcanzar mejores resultados. Si bien estos métodos son variados, es posible destacar una serie de pautas recurrentes.

En cualquier caso, el memorizar no sirve en el estudio ya que se trata de un proceso puramente mecánico: pues para que el estudio funcione debe haber un aprendizaje significativo y basado en la comprensión, la síntesis y el sentido crítico, habilidades que, pese a ser de vital importancia, no se desarrollan ya que generalmente son sustituidas por la memorización.


Alumno estudiando