Fábrica


Una fábrica (del latín fabrica, "obra"[1]​), también denominada planta industrial o recinto fabril, es un lugar físico (o virtual), abastecido de máquinas, herramientas, y espacio, necesarios para la elaboración o producción de algún objeto material o de algún servicio.[2]​ Habitualmente, vocablo se asocia con un lugar físico donde se procesan materias primas, pero en la economía moderna también se extiende el concepto a los lugares virtuales[2]​ en los que se generan servicios, por extensión del proceso de transformación de ideas en servicios útiles, así como por ejemplo la capacitación.

En la actualidad, las fábricas han reemplazado la mano de obra por tecnología, para reducir costos y aumentar la productividad.[3]

Max Weber consideraba que la producción durante la antigüedad nunca mereció la clasificación de fábrica, con métodos de producción y la situación económica contemporánea incomparables con los desarrollos modernos o incluso premodernos de la industria. En la antigüedad, la producción más temprana limitada al hogar, se convirtió en un esfuerzo separado e independiente del lugar de habitación con la producción en ese momento sólo comenzando a ser característica de la industria, denominada como "industria de taller no libre", una situación causada especialmente bajo el reinado del faraón egipcio, con el empleo de esclavos y sin diferenciación de habilidades dentro del grupo de esclavos comparable a las definiciones modernas como división del trabajo.[5][6][7]

Según las traducciones de Demóstenes y Heródoto, Naucratis era una, o la única, fábrica en todo el antiguo Egipto.[8][9][10]​ Una fuente de 1983 (Hopkins), afirma que la mayor producción fabril en la antigüedad fue de 120 esclavos dentro del siglo IV a.C. Atenas. [11]​ Un artículo dentro del New York Times con fecha 13 de octubre de 2011 afirma:

... descubierto en la cueva de Blombos, una cueva en la costa sur de Sudáfrica donde se encontraron herramientas e ingredientes de 100.000 años de antigüedad con los que los primeros humanos modernos mezclaban una pintura a base de ocre.[12][13]

Una fuente afirma que la primera máquina eran trampas utilizadas para ayudar en la captura de animales, lo que corresponde a la máquina como un mecanismo que funciona de forma independiente o con muy poca fuerza por la interacción de un humano, con una capacidad de uso repetido con la operación exactamente igual en cada ocasión de funcionamiento.[16]​ La rueda se inventó c. 3000 a.C., la rueda de radios c. 2000 a.C. La Edad de Hierro comenzó aproximadamente entre el 1200 y el 1000 a.C.[17][18]​ Sin embargo, otras fuentes definen la maquinaria como un medio de producción.[19]


Trabajadoras en una fábrica de fusibles, a finales del siglo XVIII.
Entrada al Arsenal de Venecia por Canaletto, 1732.
Interior del molino de agua de Lyme Regis, Reino Unido (siglo XIV).
Cromford mill tal y como es hoy.
La jornada laboral termina en la fábrica Tampella en Tampere, Finlandia en 1909.