Fascismo


El fascismo es una ideología, un movimiento político y una forma de gobierno[1]​ de carácter totalitario, antidemocrático, ultranacionalista y de extrema derecha.[2][3][4]​ El fascismo se ha considerado como «el mayor desafío que jamás haya existido a la democracia liberal y al sistema de valores que alumbrara la Ilustración».[5]

El término «fascismo» proviene del italiano fascio (‘haz, fasces’), y este a su vez del latín fascēs (plural de fascis), que alude a los signos de la autoridad de los magistrados romanos. Entre los rasgos del fascismo se encuentra la exaltación de valores como la patria o la raza para mantener permanentemente movilizadas a las masas, lo que llevó con frecuencia a la opresión de minorías —especialmente en el caso alemán debido a su importante componente racista— y de la oposición política, además de un fuerte militarismo. Sin embargo, el término «fascismo» es uno de los más difíciles de definir con exactitud en las ciencias políticas desde los mismos orígenes de este movimiento, posiblemente porque no existe una ideología ni forma de gobierno «fascista» sistematizada y uniforme en el sentido que sí tendrían otras ideologías políticas contemporáneas.[6][7][8]

El fascismo surgió en Italia durante la Primera Guerra Mundial, para luego difundirse por el resto de Europa durante el periodo de entreguerras. La «Gran Guerra» fue decisiva en la gestación del fascismo, al provocar cambios masivos en la concepción de la guerra, la sociedad, el Estado y la tecnología. El advenimiento de la guerra total y la completa movilización de la sociedad acabaron con la distinción entre civiles y militares. Enemigo del liberalismo, el anarquismo y toda forma de marxismosocialdemocracia, socialismo, comunismo—, una mayoría de especialistas coincide en colocar al fascismo en la extrema derecha del espectro tradicional izquierda y derecha.[9][4][10]


Casa del Fascio Di Reggio Calabria, de líneas arquitectónicas vanguardistas para los años veinte. Destaca la palabra Dux, en referencia a Mussolini, y las siglas del partido sobre la puerta.
Los Juegos Olímpicos de Berlín 1936 fueron el escaparate del nazismo, siguiendo la estética neoclásica coincidente con el ideal de belleza aria. Algunas filmaciones de los juegos se deben a Leni Riefenstahl, que también dirigió la filmación del congreso nazi de Núremberg de 1934, de impresionantes concentraciones y discursos, con el expresivo título de El triunfo de la voluntad.
Monumento a los Caídos en Como, proyectado por Giuseppe Terragni a partir de un boceto de Sant'Elia e inaugurado en 1933
Fábrica de cañones Krupp durante la Primera Guerra Mundial. La remilitarización de Alemania impulsada por Hitler en contra de las limitaciones del pacto de Versalles fue muy favorable a los intereses de la gran industria.
Gráfico explicando las Leyes de Núremberg del 15 de septiembre de 1935 y la regulación respectiva del 14 de noviembre de ese mismo año, con los criterios de «limpieza de sangre».
EUR (Q.XXXII o barrio 32 de Roma), diseñado para acoger la Exposición Universal de Roma prevista para 1942 cuyas siglas lleva. No llegó a celebrarse por causa de la guerra, pero el EUR sigue acogiendo numerosos edificios de un estilo que puede identificarse como racionalismo italiano, y restos de iconografía e inscripciones fascistas, entre las que destaca el Palazzo della civiltà del Lavoro, conocido como Colosseo quadrato ('Coliseo cuadrado'), construido entre 1938 y 1942.[71]
Desfile fascista en Milán (1926)
Mitin nazi en Berlín (1938)
Pío XI y el entonces cardenal Pacelli (futuro Pío XII) inauguran Radio Vaticano en 1931.
El fasces romano era el emblema del Partito Nazionale Fascista. En este emblema, sobre la bandera y con las siglas.
Cartel de los escuadristas fascistas en la localidad Istriana de Vodnjan (Dignano en italiano), ordenando emplear exclusivamente la lengua italiana en público, la prohibición de la lengua eslava tanto hablada como cantada, bajo la amenaza de los escuadristas de hacer respetar esta orden de prohibición "con métodos persuasivos".
Mussolini se presenta como ottimo soldato ('óptimo soldado'), en un póster de propaganda destinado a los balillas, organización de encuadramiento de la infancia.
Europa en 1941-1942, con la mayor expansión de los regímenes fascistas. En azul, aparecen las potencias del Eje -Alemania e Italia- y los estados satélites, ocupados o aliados. Los únicos de éstos que tuvieron regímenes democráticos fueron Finlandia y Dinamarca. En blanco aparecen los países neutrales, que en la península ibérica eran regímenes fascistas.
Instalaciones en las que funcionó la Escuela de las Américas en Panamá, desde donde se impulsaron las dictaduras tildadas de «fascistas» en América Latina
Juan Domingo Perón, presidente de Argentina de 1946 a 1955 y de 1973 a 1974, admiró el fascismo italiano y según algunos autores modeló sus políticas económicas sobre las seguidas por la Italia fascista.[139]
Manifestación neofascista en Predappio, donde se halla la tumba de Mussolini
Estado Islámico de Irak y el Levante —grupo yihadista— considerado fascista por los medios occidentales.[163]