Fase lunar


Las fases lunares (o fases de la Luna) son los cambios aparentes de la porción visible iluminada del satélite, debido a su cambio de posición respecto a la Tierra y al Sol. El ciclo completo, denominado lunación, es de 29,53 días, durante el cual la Luna pasa el novilunio, su porción iluminada visible vuelve a aumentar gradualmente, y dos semanas después, ocurre el plenilunio y, alrededor de las dos semanas siguientes, vuelve de nuevo a disminuir y el satélite entra otra vez en la nueva fase.[cita requerida]

Finalmente, ocurre una perfecta alineación entre el Sol, la Tierra y la Luna, lo que da lugar a los eclipses. Un eclipse solar ocurre cuando la Luna pasa por delante del disco solar, y solo puede ocurrir en Luna nueva, mientras que un eclipse lunar ocurre cuando la Luna pasa a través de la sombra de la Tierra, que solo puede ocurrir en Luna llena. Esta transición entre las fases se ha utilizado para medir el tiempo, por lo que muchos calendarios lunares se crearon basándose en el ciclo lunar.[cita requerida]

Debido a que la Luna completa una órbita alrededor de la Tierra aproximadamente cada veintiocho días y siete horas, que constituye el mes sideral, su posición cambia continuamente. Además, nuestro satélite natural no tiene luz propia, por lo que su parte brillante se debe al reflejo de la luz solar. En cualquier momento, la mitad de la superficie lunar está iluminada por el Sol, por ser un cuerpo más o menos esférico, pero la fracción iluminada que se puede observar desde la Tierra sufre variaciones continuas.[1]

Sin embargo, el tiempo que la Luna tiene para pasar por la misma fase es de veintinueve días y medio, periodo que se conoce como mes sinódico, que tiene el mismo período de una lunación. Esto se atribuye al hecho de que, al mismo tiempo que la Luna se mueve alrededor de la Tierra, ambos giran alrededor del Sol. Una vez que las fases se determinan por la posición de estos tres astros, el cambio en la posición causa que la Luna tenga que realizar poco más que una revolución para lograr la misma posición en relación con el planeta y el Sol.[2]

A medida que realiza su órbita, la Luna se mueve en un promedio de 13° hacia el este en la esfera celeste a cada intervalo de un día. Esto implica que, a partir de la nueva Luna, el satélite quedará cada vez más distante del Sol, volviéndose más prominente a la Luna llena, cuando se encuentra frente al Sol. Más tarde, la Luna aparentemente se acerca al Sol, hasta que ocurre la Luna nueva. La posición y el horario en que la Luna se eleva en el horizonte Oriente varía de forma continua, principalmente debido a la inclinación de la órbita lunar, que es más de 5° a la línea ecuatorial que, a su vez, está inclinada más de 23° en relación con la eclíptica.[3]


Las fases y la libración de la Luna, durante el 2013.
Luna creciente vista durante el día, desde el hemisferio sur.
Órbita de la Luna y fases, vistas desde el hemisferio norte de la Tierra. (Fe de errata. Las leyendas "menguante" y "creciente" están invertidas).
Simulación de las fases de la Luna, vistas desde el hemisferio norte. El aparente bamboleo de la Luna se conoce como libración.
Simulación de las fases de la Luna, vistas desde el hemisferio sur de la Tierra.
Diagrama que representa la posición de la Luna y sus respectivas fases, vistas desde el hemisferio norte. Al principio, está la Luna nueva. Hay que considerar que, al final, lo destacado en verde representa la porción de la órbita de más que la Luna tiene que realizar para llegar de nuevo a la fase nueva, debido al movimiento de los dos astros alrededor del Sol.
Vista de la delgada Luna creciente, en la que se puede apreciar la luz cinérea (luz que permite ver el lado oscuro de la Luna).
Después de la luna nueva, la iluminación de la luna aumenta día tras día hasta llegar a la luna llena.
Luna en cuarto creciente. La observación de los cráteres es uno de sus principales rasgos, que la hacen especial para la observación.
Después de la luna llena, la iluminación de la luna disminuye día tras día hasta llegar a la luna nueva.
Secuencia de la Luna en un eclipse lunar
La delgada luna creciente después de la nueva marca el comienzo de un mes lunar en calendarios que utilizan el satélite como referencia.
Luna llena naciendo sobre las montañas.
Es posible apreciar la luna menguante antes del amanecer.
Archivo:Last Quarter at Dawn.jpg
Fase lunar:Último cuarto de luna Lugar::Santiago de Chile Fecha::22/10/2016 Iluminación:51%. Edad lunar:20,5 días.
Cuarto creciente y menguante (Hemisferio norte).
Cuarto creciente y menguante (Hemisferio sur).
Fase lunar: Luna gibosa creciente. Fecha::03/03/2020 Iluminación: 63,2 % Edad lunar: 8,6 días. Signo lunar:Géminis ♊ Distancia Luna: 384 993,3 km Ángulo Luna: 0,52.