Fisiología comparada


La fisiología comparada es una subdisciplina de la fisiología que estudia y explora la diversidad de características funcionales de varios tipos de organismos. Está estrechamente relacionado con la fisiología evolutiva y la fisiología ambiental. Según Clifford Ladd Prosser:

"...la fisiología comparada no es tanto una disciplina definida como un punto de vista, una filosofía".[1]

Originalmente, la fisiología se enfocaba principalmente en los seres humanos, en gran parte por el deseo de mejorar las prácticas médicas. Cuando los fisiólogos empezaron a comparar diferentes especies, a veces no era por simple curiosidad para entender cómo funcionan los organismos, sino también por el deseo de descubrir principios fisiológicos básicos. Este uso de organismos específicos convenientes para estudiar preguntas específicas se conoce como el Principio de Krogh.

C. Ladd Prosser, [2]​ fundador de la fisiología comparativa moderna, describió una amplia agenda para la fisiología comparativa en su volumen editado en 1950:[3]

1. Describir cómo diferentes tipos de animales satisfacen sus necesidades. Esto equivale a catalogar los aspectos funcionales de la diversidad biológica, y fue criticado por "coleccionar sellos" con la sugerencia de que el campo debería ir más allá de esa fase inicial, exploratoria.[4]

2. El uso de información fisiológica para reconstruir las relaciones filogenéticas de los organismos. En principio, la información fisiológica podría usarse igual que la información morfológica o la secuencia de ADN para medir la divergencia evolutiva de los organismos. En la práctica, esto rara vez se ha hecho, por al menos cuatro razones: