Fomoré


Los fomoré o fomorianos o fomoireos eran, en la mitología de Irlanda, los dioses de la muerte, de la oscuridad, de lo oculto y de la noche. Tenían diversas formas, generalmente considerados deformes o monstruosos, algunos con un ojo, un pie y una mano, otros tenían cabezas de animales, a veces de cabra, cerdo, toro, aunque otros podían ser bellos como Elatha, que era rubio y hermoso, o como Morrigan, diosa de la muerte que lucía piel blanca de bellas facciones, cabello negro y un hermoso vestido rojo. Aunque también los había indescriptibles como el dios de la oscuridad y rey de los muertos, Tethra, quien fue rey de los fomorianos antes que Balor.

Habitaban en una oscura región que se encontraba más allá del océano desconocido, y la corvus corone o corneja y el cuervo anunciaban su presencia.

Balor, era lo suficientemente alto como para ser considerado un gigante, tenía un ojo en la frente y otro en la nuca, fue uno de sus reyes más recordados; tenía la capacidad de matar con tan solo mirar directamente a través de su ojo trasero pues este emitía un rayo letal. Morrigan, que era la diosa y mensajera de la muerte, les entregaba las almas de los muertos. Usaba una barca de vidrio en sus viajes y los jóvenes que caían seducidos por su belleza, se lanzaban contra esta, que luego servía para trasladarlos al país de los fomoireos; a veces se podía manifestar como un cuervo o un cuerno de guerra, aunque generalmente como una hermosa mujer blanca, de largo cabello negro y vestido rojo, ella contaba con la peculiaridad de ser neutra entre Fomorianos y Tuatha de Danann.Tethra, dios de la oscuridad primigenia, fue el rey de los Fomorianos antes que Balor, hasta que perdió las 4 batallas de Cath Maige Tuired, donde tras su derrota se trasladó a la tierra de los muertos, donde se volvió rey de los muertos; algunos "druidas negros" le evocaban e invocaban para obtener poder sobre la nigromancia antigua. No se conoce mucho sobre la descripción física de este dios, lo poco que se sabe era que el era una manifestación absoluta de la oscuridad, por lo que se le veía presente en los abismos y en cada rincón donde hubiese un poco de oscuridad o en cada sombra del entorno dada por cualquier ser vivo u objeto.

Lucharon contra Partholón y su pueblo, y tras la peste bubónica que acabó con la vida de los descendientes de Partholón, que vivían en la isla de Irlanda, los fomorianos la repoblaron.


Los fomorianos, pintura de John Duncan, 1912.