Frontera


La frontera es la zona territorial de tránsito social entre dos culturas, entre países, o en sentido general y amplio, es el límite o línea de una parcela o un predio. Restringido al ámbito político, este término se refiere a una región o franja, mientras que el término límite está ligado a una concepción política y administrativa.[1]

Los Estados tienen una característica esencial: la soberanía, esto es, la facultad de implantar y ejercer su autoridad sobre el territorio de su jurisdicción. Para que el ejercicio de la soberanía por parte de los Estados no perjudique a otras naciones, se crean límites definidos en porciones de tierra, agua y aire. En el punto preciso y exacto en que estos límites llegan a su fin es cuando se habla de fronteras. El gobierno de un país tiene autoridad dentro de los límites de sus fronteras. Lo que pase más allá, aunque sea a pocos metros, está fuera de su incumbencia, siempre y cuando no afecte sus intereses nacionales.

Las fronteras no se demarcan únicamente cuando hay tierra de por medio, pues existen fronteras de distinto tenor: aéreas, territoriales, fluviales, marítimas y lacustres. Esto quiere decir que, en muchos casos, la frontera de un país con otro no se encuentra definida solamente donde hay tierra, pues en algunos casos esa división se efectúa utilizando ríos, mares, etc. Para la delimitación de fronteras se utilizan, en muchos casos, aspectos visibles de la geografía de un país; por ejemplo, si hay muchas montañas, se emplea el pico más alto o el fin de la cadena montañosa. En otros casos, como en el continente africano, su trazado coincide con el de los paralelos y meridianos, consecuencia directa del reparto colonial.[2][3]

En la actualidad, muchas fronteras se caracterizan por el alto grado de vigilancia al que están sometidas. Particularmente en las últimas décadas, "las fronteras no sólo han proliferado, sino que además se han fortificado con el fin de intentar detener los flujos de personas, algo que como tal no forma parte intrínseca de su sentido primordial, que no es otro que el de simple demarcación territorial, esto es, una línea de deslinde entre comunidades políticas".[4]​ Frontera y muro no son sin más dos términos intercambiables.[5]

El caso de la frontera aérea es utilizada para poder controlar el cielo del país (un avión que desee pasar por el espacio aéreo de un Estado ajeno a aquel de donde proviene debe pedir autorización, de lo contrario el gobierno de dicho Estado puede considerar que su espacio aéreo está siendo invadido, lo que puede conducir a que se tomen decisiones extremas que pueden llegar hasta el derribo de la aeronave).

En el caso de los ríos: si la frontera es un río, la división se hace en la vaguada (la parte más profunda de este); en caso de que esta quede muy cerca de la costa de uno de los países, se utiliza una línea imaginaria que divide el río por la mitad.


Frontera entre Brasil y Uruguay , entre las ciudades de Yaguarón y Río Branco.
Puesto de control de Policía entre España y la colonia británica de Gibraltar.
Frontera entre Bélgica y Países Bajos.
Frontera entre Alemania y el país escandinavo de Dinamarca: La D quiere decir Dinamarca.