Fuerza Aérea de los Estados Unidos


La Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF; oficialmente y en inglés, United States Air Force) es la rama de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos que se encarga de la guerra aérea. Siendo inicialmente parte del Ejército de los Estados Unidos, la actual USAF se formó como una rama independiente el 18 de septiembre de 1947 bajo el Acta de Seguridad Nacional de 1947.[1]​ Es la segunda rama de creación más reciente en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, así como la fuerza aérea más sofisticada del mundo. La USAF articula sus funciones básicas en su Declaración de postura de 2010 como: operaciones de disuasión nuclear, operaciones especiales, superioridad aérea, inteligencia, vigilancia y reconocimiento global, superioridad en el espacio, mando y control, superioridad en el ciberespacio, rescate de personal, ataque de precisión global, asesoría y colaboración militar, movilidad aérea global y apoyo al combate.[10]

En 2009, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos tiene en servicio 5 573 aeronaves tripuladas (3 990 en las unidades de servicio activo de la USAF, 1 213 en la Guardia Aérea Nacional, y 370 en la Reserva de la Fuerza Aérea);[11]​ aproximadamente 180 aviones de combate no tripulados, 2130 misiles de crucero de lanzamiento aéreo,[12]​ y 450 misiles balísticos intercontinentales. La USAF dispone de un personal de 330 159 militares en servicio activo, 68 872 en las reservas seleccionadas e individualmente preparadas, y 94 753 en la Guardia Aérea Nacional en septiembre de 2008. Adicionalmente, emplea un total de 151 360 trabajadores civiles,[13]​ y cuenta con más de 60 000 miembros auxiliares en la Patrulla Aérea Civil,[14]​ lo que la convierte en la mayor fuerza aérea del mundo.

La Fuerza Aérea de los Estados Unidos posee más de 5 778 aeronaves en servicio (en el año 2004). Hasta 1962, el ejército y la fuerza aérea mantenían un único sistema de nombramiento de aviones, mientras que la marina de EE. UU. tenía un sistema propio. En 1962, estos se unificaron en un solo sistema que enfatizaba lo mejor de los métodos originales individuales. Las distintas aeronaves de la Fuerza Aérea incluyen:

A de attack, «ataque». Los aviones de ataque a tierra de la USAF están diseñados para atacar objetivos terrestres y a menudo son usados para apoyo aéreo cercano de las tropas terrestres. La proximidad a las fuerzas aliadas requiere los ataques precisos de estos aviones, lo que no es posible con los bombarderos listados a continuación. Su misión es táctica y no estratégica, operando en el frente de batalla en vez de atacar contra objetivos en la retaguardia enemiga.