Gameto


Los gametos (del griego γαμετή gametḗ 'esposa' o γαμέτης gamétēs 'marido'[1]​) son las células sexuales haploides de los organismos pluricelulares originadas por meiosis a partir de las células germinales (o meiocitos en el caso de células diploides).

Los seres humanos se reproducen de manera sexual, esto significa que se necesitan de dos células sexuales que se unen para formar al nuevo individuo. Esas células sexuales se denominan gametos y existen dos clases: los masculinos o espermatozoides y los femeninos u óvulos.

Los gametos reciben nombres diferentes según el sexo del portador y el reino (animal, vegetal) al que pertenezcan. En los animales, los gametos proceden de una estirpe celular específica llamada línea germinal, diferenciada en etapas tempranas del desarrollo, y se llaman óvulo el femenino y espermatozoide el masculino; y una vez fusionados producen una célula denominada cigoto o llamada huevo fecundado que contienen dos conjuntos de cromosomas, por lo que es diploide.[2]​ En las plantas, el gameto femenino se llama oósfera, y el polen es el gametofito masculino, en el interior del cual se forman los gametos masculinos que fecundan a la oósfera.

Los gametos son células compuestas por un solo juego de cromosomas (tienen una versión única de la información genética que determinará las características físicas del individuo) que durante la fecundación se fusionarán con otro gameto del sexo opuesto para formar el cigoto. A la formación de gametos se le llama gametogénesis. Los órganos que producen los gametos se llaman gónadas en los animales, y gametangios en los organismos vegetales.

La célula resultante de la fusión de los gametos reúne los cromosomas de ambos, así que los gametos suelen ser células haploides. En organismos diploides, como los animales, la formación de los gametos implica un proceso de meiosis, con su correspondiente reducción cromosómica. En organismos haplodiplontes, como las plantas, los gametos son producidos por la fase haploide (gametófito), mientras que es la fase diploide (esporófito), producida precisamente a partir de la fecundación, la que produce esporas por meiosis.

Una de las líneas de investigación más novedosa es la formación de gametos artificiales en laboratorios. Este avance podría sin duda suponer un antes y un después en técnicas de reproducción asistida.
Diferentes grupos de investigación han desarrollado hasta la fecha gametos artificiales en modelos animales a partir de células somáticas, pero es un campo todavía en desarrollo en humanos debido a diversos motivos (éticos, científicos, fiabilidad...) El mayor problema hasta la fecha es que no se han podido crear gametos idénticos a la célula somática, solo similares.


Los gametos humanos masculinos son los espermatozoides (película de una observación en el microscopio óptico).