Gaspar Melchor de Jovellanos


Gaspar Melchor de Jovellanos (Gijón, 5 de enero de 1744-Puerto de Vega, 27 de noviembre de 1811) fue un escritor, jurista y político ilustrado español. Especialmente comprometido con el desarrollo económico y cultural de su país, fueron relevantes su Informe sobre la Ley Agraria o su Memoria sobre la educación pública.

Nació en el seno de una familia noble de Gijón, aunque sin fortuna, y fue bautizado de socorro con el nombre de Baltasar Melchor Gaspar María.[1]​ Tras cursar sus primeros estudios en Gijón, en 1757 se traslada a Oviedo para estudiar Filosofía. En 1760, bajo la protección del obispo local, parte hacia Ávila para realizar estudios eclesiásticos. Su paisano y contrapariente, D. Romualdo Velarde Cienfuegos, recién nombrado obispo de esta ciudad, le sacó de Asturias para su “familiar”, una especie de seminario privado de ideología reformadora creado por él, donde acogió a destacados estudiantes asturianos bajo su protección, que llegarían a los más altos cargos públicos de la nación.[2]​ Fue hermano mayor de la poetisa Josefa de Jovellanos.

En 1761 se gradúa como bachiller en Cánones (Derecho Canónico) en la Universidad de Santa Catalina de El Burgo de Osma (Soria), obteniendo la licenciatura en la Universidad de Santo Tomás de Ávila el 3 de noviembre de 1763, universidad que gozaba de cierto esplendor intelectual por las atrevidas doctrinas que se discutían en sus aulas y le permitía obtener una nota de prestigio en su expediente personal para acceder al Colegio Mayor de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá. Su formación académica abulense le llevó a mantener una estrecha relación con la ciudad castellana a lo largo de toda su vida, a raíz de su contacto habitual con los amigos de esta etapa estudiantil, así como a través del cenáculo de la Duquesa de Alba en Piedrahíta y del círculo de la Condesa de Montijo. Al primer cenáculo pertenecían personajes y amigos íntimos ilustrados, como el escritor Juan Meléndez Valdés, el ministro Cabarrús y el pintor Goya; en tanto que a su llegada a Madrid en 1790, Jovellanos se hospedará en casa de la Condesa de Montijo, quien le protegerá también nada más complicarse su situación frente al ministerio de Gracia y Justicia en 1798.[2]

En 1764 fue becado en el Colegio Mayor de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá, para seguir sus estudios eclesiásticos, graduándose de bachiller en Cánones. Allí conoció a Cadalso y a Campomanes.

Después de licenciarse ocupó en 1767 la plaza de magistrado de la Real Audiencia de Sevilla. Allí fue alcalde del crimen y oidor en 1774. En 1775 fue uno de los promotores de la Sociedad Patriótica Sevillana, de la que fue secretario de artes y oficios.


Casa natal de Jovellanos, donde está situado el museo casa natal.
Aula Magna de la Universidad de Ávila en el monasterio de Santo Tomás, donde se licenció Jovellanos.
Sepulcro de Jovellanos en la Capilla de los Remedios de su casa natal.
Retrato de Jovellanos en el Museo Lázaro Galdiano, atribuido a Antonio Carnicero, c.1797.
Busto de Gaspar Melchor de Jovellanos (1809), obra de Ángel Augusto de Monasterio (Real Academia de la Historia, Madrid).
Placa de la calle de Jovellanos en Madrid