Geografía política


La geografía política es la parte de la geografía humana que trata de la distribución del territorio con respecto al espacio que ocupa el ser humano. Es un ámbito de estudio muy amplio, ya que su principal objeto de estudio son las instituciones políticas, que pueden ir desde un pequeño grupo de personas bien organizado y jerarquizado hasta un gran bloque económico o político de carácter internacional y no tratarse solamente de países. Siendo complejo este concepto, la geografía política se interesa en todos los aspectos afines, como el proceso político, sistemas de gobierno, repercusión de las acciones políticas, etc.[1][2]

El espacio geográfico (poblaciones, naciones, territorios, cultura, zonas, etc.) es otro objeto de interés para la geografía política, factor ligado a la ciencia política, ya que igualmente es un tema de estudio el medio en que se desarrollan las instituciones y las políticas territoriales.[3][4]

Las áreas emergidas y habitables del planeta Tierra se distribuyen en cinco continentes y multitud de islas, muchas adscritas a continentes, que a su vez se dividen políticamente en 194 países. El continente con mayor número de países es África con 54, seguido de: Europa con 50, Asia con 48, América con 35 y Oceanía con 14.[nota 1]

A lo largo de la historia humana se ha estudiado la Geografía en un ambiente político, las dudas y cuestionamientos de los fenómenos políticos y su alcance estaban ya siendo discutidos por Jean Bodin y el Marqués de Montesquieu, aunque ellos minimizaban la percepción del espacio como el medio físico de los hechos políticos. Nuevamente reaparece bajo el nombre de Geopolítica en los últimos años del siglo XIX como especialidad científica, sin embargo, en Alemania destacó un gran geógrafo que logró un avance en la idea de esta rama de la geografía humana bajo la vista de una Alemania que extendía sus dominios e incrementaba su poder, me refiero a Friedrich Ratzel (1844-1904) cuyos libros Politische Geographie (1897) y Der Lebensraum (1901) hablan más a detalle de su visión en la Geografía política. Ratzel estudia las relaciones entre las sociedades y el territorio que ocupan, y utiliza algunos conceptos procedentes del campo de las ciencias naturales para interpretar hechos políticos. Así, la consideración del Estado como un «organismo» territorial y la idea del espacio vital por el que compiten los Estados que desean ampliar su esfera territorial; sin que falte el análisis de ciertos caracteres físicos, como la situación geográfica, las fronteras y la forma del territorio del Estado.[5]