Globo terráqueo


Un globo terráqueo es un modelo tridimensional representado sobre una esfera a escala de la Tierra (llamado globo terrestre, terráqueo o geográfico en ese caso) o de otro cuerpo celeste como un planeta o un satélite como la Luna. Mientras que los modelos de distintos objetos se pueden hacer con formas arbitrarias o irregulares, el término globo se utiliza solo para los modelos de objetos que son aproximadamente esféricos. La palabra "globo"[1]​ proviene de la palabra latina globus, significando una masa compacta de personas u objetos, y por extensión una esfera. Algunos globos terrestres incluyen relieve para mostrar montañas y otras características de la superficie de la Tierra.

También hay globos, llamados globos celestes o esferas astronómicas, que son representaciones tridimensionales de la esfera celeste, que muestran las posiciones aparentes de las estrellas y las constelaciones y estrellas en el cielo.

Los mapas planos se crean usando un sistema de proyección que inevitablemente introduce una cantidad cada vez mayor de distorsión cuanto mayor sea el área que muestra el mapa. Un globo es la única representación de la Tierra que no distorsiona ya sea la forma o el tamaño característicos de las grandes masas de tierra o de las extensiones de agua.

La circunferencia de la Tierra es casi exactamente de 40 millones de metros.[2][3]​ Muchos globos están hechos con una circunferencia de un metro de perímetro, por lo que son modelos a escala de la Tierra a una escala de 1/40 millones. Una distancia de un centímetro en este globo representaría 400 kilómetros sobre la Tierra. Una pulgada representa unas 630 millas. Algunos globos se hacen con un diámetro de un pie, resultando un cuatro por ciento más pequeños que los globos con un metro de circunferencia, por lo que sus escalas son correspondientemente diferentes. Un centímetro (pulgada, etc.) en un globo de un pie de diámetro representa aproximadamente una distancia un 4% más grande que la distancia sobre la Tierra que representa la misma medida en un globo de un metro de circunferencia. También se pueden encontrar globos terráqueos de otros tamaños.

A veces los globos muestran mediante una textura superficial la topografía de la superficie; en este tipo de globos las elevaciones son considerablemente exageradas, porque de lo contrario serían apenas visibles. La mayoría de los globos modernos también están impresos con paralelos y meridianos, por lo que permiten leer las coordenadas aproximadas de un lugar específico. Los globos también pueden mostrar las fronteras de los países y sus nombres, una característica susceptible de quedar rápidamente obsoleta, ya que los países pueden cambiar de nombre o de fronteras.

Muchos globos terrestres tienen un elemento celeste marcado en ellos: un diagrama llamado el analema, que muestra la proyección del movimiento aparente del Sol en el cielo durante un año.


Globo
Globo celeste elaborado por Coronelli para Luis XIV c.1683
El "Erdapfel" de Martin Beheim es el globo terrestre más antiguo que se conserva, realizado entre 1491 y 1493; las Américas aún no están incluidas. Museo Nacional de Alemania, Núremberg (2006)
Una breve película de 1955, que muestra la fabricación holandesa tradicional de los globos usando gajos de papel
Globo terrestre en el que figuran las extensiones de tierra y los descubrimientos a partir de las detalladas observaciones realizadas por los capitanes Cook, Furneux y Phipps, fabricado en 1782. El globo es obra de John Newton; y la cartografía es de William Palmer, propiedad de la Biblioteca del Estado de Nueva Gales del Sur
Globo de Gottorf (Kunstkamera), de 3,1 m de diámetro.