Gobierno federal de los Estados Unidos


El Gobierno federal de los Estados Unidos[1]​ (en inglés, The Federal Government of the United States; abreviado U.S. Federal Government) es el gobierno nacional de los Estados Unidos, una federación constitucional de América del Norte compuesta por 50 estados, el distrito federal de Washington D. C. (la capital del país) y varios territorios dependientes. Está constituido bajo las teorías de separación de poderes, pesos y contrapesos (checks and balances). El Estado federal está partido en tres ramas distintas, divididas y separadas: legislativa, ejecutiva y judicial, cuyos poderes están conferidos por la Constitución de los Estados Unidos en el Congreso, el presidente y los tribunales federales, respectivamente. Cada rama tiene una exclusiva esfera de competencia propia y poderes que les permiten limitar las acciones de las otras dos ramas. La finalidad de este sistema es evitar la tiranía que ocurriría si una rama del poder público concentrara demasiado poder y dominara a las otras dos. Los poderes y deberes de estas ramas se definen con mayor detalle por las actas del Congreso, incluida la creación de departamentos ejecutivos y tribunales inferiores a la Corte Suprema.

Las leyes de los Estados Unidos están contenidas en la legislación federal, recopiladas en el Código de los Estados Unidos; las reglas dictadas por las agencias administrativas reconocidas por la legislación a promulgarlas; y las decisiones judiciales y de agencias interpretando los estatutos y reglamentaciones.

El bosquejo del gobierno de los Estados Unidos se presenta en la Constitución. El gobierno se formó en 1789, cuando entró en vigor su Constitución remplazando a los Artículos de la Confederación, convirtiendo a los Estados Unidos en la primera república constitucional del mundo.[2]

El gobierno de los Estados Unidos se basa en los principios del federalismo y el republicanismo, en los cuales el poder se comparte entre el gobierno federal y los gobiernos estatales. La interpretación y ejecución de estos principios, incluidos los poderes que debe tener el gobierno federal y cómo se pueden ejercer esos poderes, se han debatido desde la adopción de la Constitución. Algunos defienden los poderes federales expansivos, mientras que otros abogan por un papel más limitado para el gobierno central en relación con los individuos, los estados u otras entidades reconocidas.


La Constitución de los Estados Unidos, aprobada en 1789 por una convención constitucional en Filadelfia, establece el marco básico del gobierno de los Estados Unidos en sus seis artículos. Esta Constitución sustituyó el sistema confederado, que estuvo en vigor de 1781 a 1788. La Constitución actualmente se exhibe en los Archivos Nacionales de Estados Unidos.
Escudo del Congreso