Gran Purga


La Gran Purga (en ruso, Большая чистка, transliterado como Bolshaya chistka), aunque más comúnmente conocida en la Rusia actual como Gran Terror (Большой террор, Bolshói terror) o más específicamente como ежовщина (yezhóvshchina, «fenómeno o era de Yezhov»), fue el nombre dado a la serie de campañas de represión y persecución políticas llevadas a cabo en la Unión Soviética a finales de la década de 1930. Cientos de miles de miembros del Partido Comunista Soviético, socialistas, anarquistas y opositores fueron perseguidos o vigilados por la policía; además, se realizaron juicios públicos, se envió a cientos de miles a campos de concentración del Gulag y otros fueron ejecutados.

La campaña de represión desatada en la Unión Soviética fue crucial para consolidar en el poder a Iósif Stalin. Si bien los soviéticos justificaron posteriormente esta cruenta medida, argumentando que se limpió el camino de elementos «saboteadores» o disidentes para la futura guerra con la Alemania nazi, una gran cantidad de las víctimas eran miembros del Partido Comunista y líderes de las Fuerzas Armadas. Otros sectores de la sociedad que sufrieron la persecución fueron los profesionales, los kuláks (campesinos burgueses) y las minorías, que fueron vistas como una potencial «quinta columna». La gran mayoría de estas detenciones fueron llevadas a cabo por el Comisariado del Pueblo para asuntos internos, también conocido como el NKVD.

En las farsas judiciales más importantes, llevadas a cabo durante la Gran Purga, tomó parte Andréi Vyshinski quien fue Fiscal General de la URSS entre marzo de 1935 y mayo de 1939. Vyshinski mostró un amplio empleo de lo que la tradición clásica llamaba Confessio est regina probationum ("la confesión del acusado es la prueba reina").[1]​ Con el fin de conseguir estas confesiones, en 1937, el Comité Central de PCUS dio el visto bueno al NKVD para el empleo de la tortura como medio para arrancar confesiones en los casos contra los llamados enemigos del pueblo.[2]​Según las memorias del fiscal militar Nikolái Afanásiev, fue precisamente Andréi Vyshinski quien en mayo de 1937 le sugirió a Stalin, en presencia de Nikolái Yezhov, emplear la tortura para hacer confesar al mariscal Mijaíl Tujachevski durante la instrucción del Caso de la Organización Militar Trotskista Antisoviética.[3]

Antes de la Gran Purga, el término «purga» era utilizado para expresar la expulsión masiva de miembros del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS); la purga más grande de este tipo había ocurrido en 1933 con 400 000 personas expulsadas. Entre 1936 y 1956 al término se le añadió no solo la expulsión sino el arresto, el cautiverio, la deportación y en algunos casos la ejecución.


Monumento a las víctimas de la represión política, en la plaza Lubianka de Moscú, a partir de una roca del campo de trabajos de Solovkí.
Stalin, Rýkov, Zinóviev y Bujarin (de izda. a dcha.)
20 de septiembre de 1924.
Resolución del Politburó firmada por Stalin, donde se ordenaba la ejecución de 346 "purgados". Fechada el 17 de enero de 1940.
Supervivientes prisioneras del campo de concentración de Ravensbrück son seleccionadas por la Cruz Roja para su liberación. Abril de 1945