Raza (censo de los Estados Unidos)


La raza, definida por la Oficina del Censo de los Estados Unidos y por la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB), es un elemento informativo de autoidentificación en el que los residentes escogen la raza o razas con las que se sienten más cercanamente identificados.[1]​ Las categorías representan un constructo socio-político diseñado para la raza o razas que se consideran a sí mismas como existentes y "generalmente reflejan una definición social de raza reconocida en este país".[2]

La OMB define el concepto de raza como está delineado en el censo estadounidense para tener en cuenta ambos conceptos de ascendencia y cultura.[3]​ Raza y etnia se consideraban dos entidades separadas y distintas, y el origen hispano se preguntaba por separado. Por lo tanto, aunado a sus razas, las personas encuestadas ese categorizaban como miembros de una o más etnias: hispano o latino, y no hispano y latino.[cita requerida]

Este censo reconocía que las "categorías raciales incluyen ambos grupos raciales y de origen nacional."

Las clasificaciones raciales usadas por la Oficina del Censo se adhieren a la Notificación del Registro Federal de 30 de octubre de 1997 titulada "Revisiones a los Estándares para la Clasificación de Información Federal sobre Raza y Etnia" emitida por la OMB.[7]

Adicionalmente, el año 2000, la Oficina del Censo permitió a los encuestados marcar más de una opción racial para satisfacer las necesidades de las personas que no son fácilmente clasificables dentro de una sola raza. Aquellos que lo hicieron fueron registrados como habiendo seleccionado "Dos o más razas".

La principal novedad del censo de 2000 fue que a los encuestados se les permitió responder a una o más categorías raciales. Los datos muestran que casi siete millones de estadounidenses se identificaban a sí mismos como miembros de dos o más razas. Debido a estos cambios, la información del censo de 2000 sobre raza no es directamente comparable con los datos de los censos de 1990 o anteriores; lo que se debe tener en cuenta al estudiar la evolución de la composición racial de los Estados Unidos.