Guanche (Tenerife)


Guanche es el nombre que se aplica a los antiguos aborígenes de la isla de Tenerife, Canarias, España, quienes la habitaban antes de la conquista castellana en 1496. Se trata de uno de los pueblos aborígenes de Canarias entroncados genética y culturalmente con los bereberes del norte de África.

El término se ha extendido popularmente para designar también al resto de culturas aborígenes del archipiélago.[1]​ Esto en parte se debió al hecho de ser la de Tenerife la cultura aborigen canaria más estudiada y difundida desde la conquista del archipiélago.[cita requerida]

El término guanche para designar a los antiguos pobladores de Tenerife aparece ya en documentos oficiales desde los primeros momentos de la colonización.[2]

Tradicionalmente se ha considerado que el término era el modo en el que los aborígenes se referían a sí mismos, si bien los primeros historiadores como Fray Alonso de Espinosa o Juan de Abréu Galindo indican en sus obras que «los naturales de esta isla, que llamamos guanches» y «á los naturales llamaban Bincheni» respectivamente. José de Viera y Clavijo también apunta a que guanche era el término «con que los españoles distinguieron los naturales de esta isla», y que era la forma aborigen sincopada de Guanchinerfe u «hombre de Chinerfe −Tenerife−».

Por su parte, el historiador Tomás Arias Marín de Cubas hace provenir la voz guanche de «Gucancha que significa perro».

La mayoría de los historiadores dan como traducción «hombre o habitante de Achinech −Tenerife−» Así, Juan Núñez de la Peña indica que «los habitantes de esta dicha Isla de Tenerife se llamaban Guanchinet, que los españoles corrompieron el nombre en Guanche, que quería decir, natural de Thenerife, porque en su lengua Guan, quiere decir persona, y Chinet lo mismo que Thenerife, así juntas las dos dicciones, dice hombre de Thenerife».


El pastoreo de cabras era la principal actividad económica del guanche.
Los frutos del mocán o yoyas eran consumidos por los guanches, con los que además confeccionaban un jarabe medicinal denominado chacerquén.
Restos momificados de Gallotia goliath, que formó parte de la dieta guanche.
El guanche habitaba principalmente en cuevas naturales.
Vasijas guanches en el Museo de la Naturaleza y el Hombre.
El mencey se hallaba en la cúspide de la estratificada sociedad guanche. Estatua de Inma Serrano ubicada en Adeje que representa al mencey Tinerfe el Grande.[18]
División de la isla en menceyatos. Los puntos corresponden a los núcleos urbanos de los modernos municipios.
El Teide, morada del espíritu del mal Guayota según la mitología guanche.
Representación de la «matanza de Acentejo» de Gumersindo Robayna, siglo xix.
Estatua del escultor José Abad que representa una idealización de Bencomo, principal caudillo guanche durante la conquista.
Museo de la Naturaleza y el Hombre que guarda la mayor colección sobre cultura guanche del mundo (Santa Cruz de Tenerife).