Guerra Federal


La Guerra Federal (también conocida como Guerra Larga, o Guerra de los Cinco Años[4]​) fue el enfrentamiento militar entre tendencias conservadoras y liberales en la Venezuela del siglo XIX. Está considerado el enfrentamiento bélico más largo y más costoso para Venezuela tras su independencia. Durante la guerra, los liberales eran conocidos con el nombre de federalistas ya que el federalismo y la autonomía de las provincias eran sus reivindicaciones principales.

La guerra federal no se extendió por todo el país. Los combates se desarrollaron principalmente en los Llanos venezolanos y secundariamente en los actuales estados Lara, Falcón, Carabobo y en algunas regiones del oriente.[5]

La guerra fue desencadenada por la desintegración del orden estatal después de la caída del presidente José Tadeo Monagas durante la Revolució de Marzo de 1858, durante la cual la cooperación de conservadores y liberales solo superó brevemente su disgusto mutuo.[6]​ Una conspiración antigubernamental liberal descubierta en agosto de 1858, a veces denominada La Galipanada por el pueblo de Galipán, fue ampliamente interpretada como un indicador de que los caudillos rivales habían comenzado a forjar coaliciones para la confrontación militar anticipada.

La Toma de Coro el 20 de febrero de 1859 fue el hecho que dio inicio a la Guerra Federal. El comandante Tirso Salaverría ocuparía el cuartel de Coro,en un ataque por sorpresa apoderándose de unos 900 fusil Minié, dando la señal para el levantamiento federalista. Al día siguiente lanzaría el Grito de la Federación. Luego en marzo desembarcaría en Coro Ezequiel Zamora junto a los demás líderes federales (excepto Juan Crisóstomo Falcón) que habían sido exiliados a las Antillas.[cita requerida]

El primer enfrentamiento de importancia fue la batalla de Santa Inés, el 10 de diciembre de 1859, saldándose con una victoria de los federales capitaneados por Ezequiel Zamora. Esta victoria permitió a Zamora asentar el dominio federal en los llanos venezolanos y preparar el avance de los liberales hacia el centro del país.

En el marco de esta ofensiva liberal, las tropas de Zamora asediaron San Carlos en enero de 1860.[7]​ El asedio se prolongó durante una semana, suponiendo la muerte del propio Ezequiel Zamora el 10 de enero y un elevado costo militar para los federales por lo que tuvieron que romper el sitio. Tras la muerte de Zamora, Juan Crisóstomo Falcón asumió el mando de las fuerzas insurgentes y comenzó el avance hacia la ciudad de Valencia con la intención de tomarla. Sin embargo las tropas rebeldes estaban muy debilitadas tras el asedio de San Carlos a la vez que los conservadores comenzaban a recibir refuerzos, por lo que Falcón tuvo que evitar en varias ocasiones el combate con las tropas gubernamentales y desviarse hacia el estado Apure a esperar refuerzos de un contingente al mando del general Juan Antonio Sotillo.


Soldados federalistas en 1860.
Carteles tras la victoria de los federalistas. En el medio: Juan Crisóstomo Falcón . Izquierda: Antonio Guzmán Blanco . Derecha: Guillermo Tell Villegas . Reverso: Manuel Ezequiel Bruzual, Guillermo Iribarren.