Hamburgo


Hamburgo (en alemán, Hamburg pronunciado /ˈhambʊʁk/ ( escuchar); en bajo alemán, Hamborg, localmente: Acerca de este sonido [ˈhambɔːç]), oficialmente Ciudad Libre y Hanseática de Hamburgo[n. 1]​ (en alemán, Freie und Hansestadt Hamburg) es una ciudad-estado alemana[n. 2]​ situada en el norte de Alemania. Tiene una extensión de 755 km² y 1 857 727 habitantes(noviembre de 2020). Hamburgo encabeza un área metropolitana de unos 5,3 millones de personas que ocupa además partes de los estados vecinos de Baja Sajonia y Schleswig-Holstein, siendo la segunda ciudad más poblada de Alemania, después de Berlín,[3]​ la tercera de Europa Central y la séptima de la Unión Europea. El puerto de Hamburgo es el segundo más grande de Europa, solo tras el puerto de Róterdam, y uno de los veinte más grandes del mundo.[4]​ Hamburgo se encuentra a 290 kilómetros al noroeste de Berlín.

El nombre completo de Hamburgo, Ciudad libre y hanseática de Hamburgo (Freie und Hansestadt Hamburg), se debe a su historia como miembro de la medieval liga hanseática y como Ciudad Imperial Libre del Sacro Imperio Romano Germánico, a la vez que por el hecho de ser una ciudad-estado y uno de los dieciséis estados federados de Alemania.

El primer nombre histórico de la ciudad fue, según informes de Claudio Ptolomeo (c. 100–c. 170), Treva. Los orígenes de Hamburgo se remontan al año 808 d. C., en el que Carlomagno mandó construir el castillo Hammaburg para defender un bautisterio de los pueblos eslavos, desde el que se vigilaba la zona al norte del río Elba, donde burgo significa castillo. El término Hamma sigue siendo incierto, si bien puede significar "bosque,[5]​ así como la ubicación de este castillo.[6]

En el año 831 Ludovico Pío crea la diócesis de Hamburgo y en el año 834 Hamburgo fue designada la sede de un obispado católico, cuyo primer obispo, Ansgar (Óscar), fue conocido como el apóstol del Norte. Dos años más tarde, Bremen fue incorporado al obispado de Hamburgo.[7]​ Debido a su situación privilegiada, fueron asentándose en Hamburgo numerosos habitantes, que se dedicaron mayoritariamente al comercio y a la pesca.

Hamburgo fue destruida y ocupada en varias ocasiones. En el 845 una flota de 600 barcos vikingos llegó por el río Elba hasta Hamburgo y la destruyeron. En ese momento era una ciudad de alrededor de 500 habitantes.[7]​ En el 1030 la ciudad fue incendiada por el rey Miecislao II de Polonia. Valdemar II de Dinamarca asaltó y ocupó en 1201 y en 1214 la ciudad. Hubo varios incendios de gran magnitud, los más notables fueron los de 1284 y 1842. En 1842 alrededor de una cuarta parte de la ciudad fue destruida en el «Gran incendio». Este incendio se inició en la noche del 4 de mayo de 1842 y se extinguió el 8 de mayo. Destruyó tres iglesias, el ayuntamiento, y muchos otros edificios, mató a 51 personas, y dejó a unas 20 000 sin hogar. La reconstrucción tardó más de 40 años.


Sello de Hamburgo en 1241.
Hamburgo hacia 1600.
Hamburgo tras los bombardeos de 1943.
Distritos de Hamburgo.
Gráfica logarítmica de la evolución demográfica en Hamburgo desde el siglo XIII.
El puerto de Hamburgo.
Ferry de la empresa de transporte público HVV en el puerto de Hamburgo
Sala de conciertos Laeiszhalle.
Panorama aéreo del centro de Hamburgo.
Panorama desde el río Alster.
Monumento a Otto von Bismarck.
Filarmónica del Elba, inaugurada en enero de 2017.