Herbert Spencer


Herbert Spencer (Derby, Inglaterra; 27 de abril de 1820 - Brighton, Inglaterra; 8 de diciembre de 1903) fue un naturalista, filósofo, sociólogo, psicólogo y antropólogo inglés.

Spencer desarrolló una concepción omnímoda de la evolución como el desarrollo progresivo del mundo físico, los organismos biológicos, la mente humana, la cultura humana y las sociedades. Era «un exponente entusiasta de la evolución», e incluso «escribió acerca de la evolución antes de que lo hiciera Darwin».[1]​ Como polímata, contribuyó a una amplia gama de temas, incluyendo la ética, la religión, la antropología, la economía, la teoría política, la filosofía, la literatura, la astronomía, la biología, la sociología y la psicología. Durante su vida alcanzó una tremenda autoridad, sobre todo en el ámbito académico de habla inglesa. «El único otro filósofo inglés en haber logrado tal popularidad generalizada fue Bertrand Russell, y que fue en el siglo XX».[2]​ Spencer era «el intelectual europeo más famoso en las últimas décadas del siglo XIX»,[3][4]​ pero su influencia se redujo drásticamente después de 1900: «¿Quién lee ahora a Spencer?» preguntó Talcott Parsons en 1937.[5][6]

Spencer es conocido por la expresión «supervivencia del más apto», que acuñó en Principles of Biology (1864), después de leer El origen de las especies de Charles Darwin.[7][8]​ Este término sugiere fuertemente la selección natural; sin embargo, como Spencer extendió la evolución en los reinos de la sociología y la ética, también hizo uso de lamarckismo.[1]

Spencer nació en Derby, Inglaterra, el 27 de abril de 1820, hijo de William George Spencer (generalmente llamado George). El padre de Spencer era un disidente religioso que derivó del metodismo al cuaquerismo, y que parece haber transmitido a su hijo una oposición a todas las formas de autoridad. Administró una escuela fundada en los métodos de enseñanza progresiva de Johann Heinrich Pestalozzi y también se desempeñó como secretario de la Sociedad filosófica de Derby, una sociedad científica que había sido fundada en la década de 1790 por Erasmus Darwin, abuelo de Charles Darwin.

Spencer fue educado en la ciencia empírica por su padre, mientras que los miembros de la Sociedad filosófica de Derby le presentaron conceptos predarwinianos de la evolución biológica, en particular los de Erasmus Darwin y Jean-Baptiste Lamarck. Su tío, el reverendo Thomas Spencer, vicario de Hinton Charterhouse cerca de Bath, completó la limitada enseñanza formal de Spencer enseñándole algo de matemáticas y física, y el suficiente latín como para que pudiera traducir algunos textos sencillos. Thomas Spencer también dejó en su sobrino sus propios firmes puntos de vista políticos sobre el libre comercio y antiestatistas. Aparte de ello, Spencer fue un autodidacta que adquirió la mayor parte de sus conocimientos de lecturas estrechamente enfocadas y conversaciones con sus amigos y conocidos.[9]


Retrato de Spencer.
Tumba de Herbert Spencer en el Cementerio de Highgate.
Retrato de Spencer.
Retrato de Spencer por John McLure Hamilton, ca. 1895.