Hermanos Hospitalarios de San Antonio


Los Hermanos Hospitalarios de San Antonio (en latín Canonici Regulares Sancti Agustini Ordinis Sancti Antonii Abbatis, Canónigos Regulares (de San Agustín) de la Orden de San Antonio Abad o CRSAnt), también conocidos como Orden de San Antonio o Antonianos, fueron una congregación católica fundada hacia 1095, con el propósito de cuidar de aquellos que sufrían la enfermedad del ergotismo, muy común por entonces y llamada fuego de San Antón.

La congregación fue canónicamente unida a la Orden de Malta en 1777 por el papa Pío VI. En España fue extinguida por un breve pontificio del mismo papa Pío VI, publicado en 1791. Perdió sus últimos monasterios durante la Revolución francesa (1789) y el periodo de Mediatización y Secularización del Sacro Imperio Romano Germánico de 1803.

Los miembros de la orden antoniana usaron un hábito negro con la letra griega tau de color azul en el pecho. Dicha letra es la decimonovena del alfabeto griego y constituye lo que se llama la cruz de tau o cruz de San Antón.

La congregación fue fundada hacia 1095 por Gastón de Valloire, un noble del Delfinado (en el Reino de Arlés, uno de los tres reinos del Sacro Imperio Romano Germánico), y por su hijo Girondo, en agradecimiento por la cura milagrosa de este último, pues padecía de Fuego de San Antón y fue sanado gracias a las reliquias de San Antón. La congregación religiosa formada por laicos fue confirmada por el papa Urbano II en el año 1095.

Las reliquias se custodiaban en la Iglesia de San Antonio de la villa de La Mota (en el Delfinado, La-Motte-Saint-Didier, actualmente Saint-Antoine-l'Abbaye (Abadía de San Antonio) en el departamento francés de Isère). Dicha iglesia era la iglesia conventual de un priorato benedictino cuyos monjes se ocupaban del santuario. Gastón y su comunidad, que en principio estaba formada por laicos, erigieron un hospital cerca, donde cuidaban de los peregrinos que visitaban el santuario de la Iglesia de San Antonio y de los enfermos, particularmente de aquellos afligidos por el Fuego de San Antón,[1]​ que fue una enfermedad muy común en la Edad Media, particularmente entre los pobres, por el consumo de cereales contaminados con cornezuelo y la falta de higiene corporal. Las relaciones con los benedictinos residentes en el priorato, sin embargo, no fueron buenas y los conflictos entre ambas comunidades eran frecuentes.


La Cruz de San Antonio en el antiguo hospital antoniano de Fráncfort-Höchst.
El Retablo de Isenheim, creado por Matthias Grünewald a principios del siglo XVI para el hospital y monasterio antoniano de Isenheim. La obra contiene un gran número de referencias a San Antón y al Fuego de San Antón.
Portada gótica de la iglesia abacial de San Antonio en Saint-Antoine-l'Abbaye.
Antiguo hospital antoniano en Memmingen, hoy un museo de la Orden en Alemania
El antiguo hospital antoniano de Fráncfort-Höchst, que fue clausurado en 1803, una de las últimas casas antonianas.