Historiador


Un historiador (en femenino, historiadora) es un especialista en la historia como ciencia o disciplina académica,[1]​ o sea, es un profesional que investiga, estudia, escribe y, en ocasiones, divulga o expone narraciones de acontecimientos y periodos del pasado. Algunos se destacan por sus publicaciones, formación o experiencia[2]​ y a veces son alguna autoridad en su ámbito.[3]​ Cuando un historiador deja el registro escrito de su trabajo es a su vez un escritor.

Los historiadores se preocupan por la narrativa y la investigación metódica del pasado y también por la gestión y conservación del patrimonio cultural histórico (museos, archivos, yacimientos, centros de interpretación, etc.). Si se concentra más en la historiografía se denomina historiógrafo,[4]​ mientras que si se especializa en la historiología, historiólogo.

En la antigüedad no había una forma en específico de en qué forma desempeñarse como historiador, no obstante, en la actualidad los conocimientos y habilidades propias de la ocupación pueden adquirirse a través de la educación formal universitaria y más concretamente con un título académico en Historia o algún equivalente. Se debe mencionar que el término «cronista» se originó como alguien que recopilaba hechos dignos de ser recordados, al tiempo que el oficio de historiador ya tenía una acepción diferente en cuanto a la investigación histórica. Por ello, cronista es más común que tenga el significado de ser un redactor centrado en la crónica del género periodístico y el historiador en cuanto al género historigráfico.

También puede que el historiador sea especialista en un área de conocimiento específico (arqueología, paleografía, archivística, etc.); o un ámbito determinado, como, por ejemplo, en la historia nacional de algún país, en alguna civilización desaparecida (como un mayista, que estudia la mayología o civilización maya, o un egiptólogo, que estudia el Antiguo Egipto), en la prehistoria, así como en otra ciencia (como historia de la química), el deporte (como historia del fútbol) o cualquier otro ámbito de la realidad (como historia LGBT).

El proceso de análisis histórico implica la investigación y el análisis de ideas, hechos y supuestos hechos en competencia para crear narrativas coherentes que expliquen «lo que sucedió» y «por qué» o «cómo sucedió». El análisis histórico moderno generalmente se basa en otras ciencias sociales, incluidas la economía, sociología, política, antropología, filosofía y lingüística.

Si bien los escritores antiguos normalmente no comparten las prácticas históricas modernas, su trabajo sigue siendo valioso por sus conocimientos dentro del contexto cultural de la época. Una parte importante de la contribución de muchos historiadores modernos es la verificación o el rechazo de relatos históricos anteriores mediante la revisión de fuentes recién descubiertas y estudios recientes o mediante disciplinas paralelas como la arqueología.


Heródoto, quien es llamado el «padre de la historia», fue un historiador griego que vivió en el siglo V a. C.
Historia (1892) de Nikolaos Gyzis. Óleo sobre lienzo, 89 cm de diámetro.
Fragmento de Historias.
Página original de Memorias históricas.
Derecha: página original de Historia eclesiástica del pueblo inglés de Beda. Izquierda: página original de De primo bello punico de Leonardo Bruni.
Las obras de Voltaire son un claro ejemplo de escritura histórica.