Horda de Oro


La Horda de Oro u Horda Dorada —en tártaro: Алтын Урда, Altın Urda— fue un Estado mongol que abarcaba parte de las actuales Rusia, Ucrania y Kazajistán tras la ruptura del Imperio mongol en la década de 1240.

Horda es la hispanización de la palabra turca y mongola ordo, ordū, que significa 'gran campamento'. En cuanto al 'oro' —altın—, se cree que la denominación procede del código direccional en la estepa: el negro representaba el norte, el azul el este, el rojo el sur, el blanco el oeste y el amarillo (dorado) representaba el centro.

Según otras versiones, el nombre derivaría de una suntuosa tienda dorada que Batú Kan levantó para marcar el lugar de su futura capital a orillas del Volga.(Atwood, 2004) Aunque tuvo gran difusión durante el siglo XIX, esta teoría está hoy desacreditada.

Hasta el siglo XVIII (bastante después de su caída) no hay textos que se refieran a este Estado como la Horda de Oro. Los documentos anteriores lo denominan Ulús de Jochi o Kanato de Kipchak[1][2]​.

Antes de morir, Gengis Kan dividió el Imperio mongol entre sus cuatro hijos. Jochi, el mayor, había fallecido, así que la parte que le tocaba (sur de la actual Rusia) se repartió entre sus hijos Batú, jefe de la Horda Azul (este), y Orda, jefe de la Horda Blanca (oeste).[3][4]

Batú logró controlar el territorio de Orda y subyugó el litoral septentrional del mar Negro, incorporando a los pueblos túrquicos de la zona a su ejército. Entre finales de la década de 1230 y principios de la siguiente, llevó a cabo una serie de victoriosas campañas contra la Bulgaria del Volga y los Estados sucesores de la Rus de Kiev.


Alejandro Nevski y un chamán mongol.
La batalla de Kulikovo de 1380 fue una victoria rusa decisiva sobre la Horda de Oro.