Hueso oracular


Los huesos oraculares (chino: 甲骨; pinyin: jiǎgǔ) son caparazones de tortuga y huesos de animales (en su mayoría escápulas), en los que se han encontrado inscripciones que forman el corpus significativo más antiguo de escritura china arcaica,[1]​ que contienen importante información histórica, como la genealogía real completa de la dinastía Shang,[2]​ también conocida como dinastía Yin.[3]​ Esto confirmó la existencia de esta dinastía, que algunos estudiosos ponían en duda hasta su aparición.

Desde su reconocimiento como soporte de escritura arcaica china en 1899, se han encontrado más de doscientos mil huesos grabados,[4]​ de los que unos cuarenta y ocho mil pueden consultarse en ediciones impresas.[5]​ La mayor parte de los huesos oraculares están datados sobre los últimos doscientos treinta años de la dinastía Shang, hace unos tres mil doscientos años. El estudio de las inscripciones concluyó que consisten en el registro de rituales adivinatorios, usando la piromancia o adivinación mediante fuego o calor, realizados para o por las casas reales.

La mayor parte de los huesos oraculares están datados aproximadamente en un período que cubre los últimos doscientos treinta años de la dinastía Shang, durante los reinos cuarto y subsecuentes de los reyes que gobernaron desde Yin Xu, (en chino: 殷墟), cerca de la ciudad de Anyang en la provincia china de Henan, a unos 500 km al sur de Pekín. Dicho período abarca desde el rey Wu Ding (武丁) hasta Di Xin (帝辛).[6]

No obstante, debido a que la fecha del final de la dinastía Shang no es materia de consenso entre los expertos, la datación de los huesos varía entre los siglos XIV y XI a. C.[7][8]​ hasta el 1200-1050 a. C.[9]

La mayor parte de los huesos se datan en el reino del rey Wu Ding; el 55 % de todos los fragmentos son del Período I, que cubre los reyes Pan Geng (盤庚), Xiao Xin (小辛), Xiao Yi (小乙) y Wu Ding. No obstante, pocos o ninguno pueden ser asignados con seguridad a los reinos anteriores a Wu Ding, por lo que se consideran pertenecientes a su reinado. Se cree que deben existir huesos oraculares anteriores en Anyang, pero no han sido encontrados.[10]

Muy pocos huesos han sido datados en los inicios de la subsecuente dinastía Zhou, cuando el I Ching y las semillas de milenrama se convirtieron en el método habitual de adivinación.


Hueso oracular de la dinastía Shang en el Museo de Shanghái.
Fosa con huesos oraculares en el yacimiento arqueológico de Yinxu, Anyang.
Huesos oraculares chinos de la dinastía Shang. Linden-Museum, Stuttgart (Alemania).
Entrada de la Academia Sínica en Taiwán.
Un hueso oracular (plastrón o caparazón inferior de tortuga).
En este hueso oracular incompleto de la dinastía Shang, se formula una consulta al ancestro Xiaojia sobre si habrá mala suerte durante los siguientes diez días.
Mapa de las zonas en las que se han hallado vestigios arqueológicos de la civilización Shang.