Idioma finés


Urálico
  Lenguas finoúgrias
   Lenguas fino-pérmicas
    Lenguas fino-volgaicas
     Lenguas fino-bálticas

El finés (suomi)[2]​ o idioma finés (suomen kieli)[3]​ es, junto al sueco, el idioma oficial de Finlandia. Lo hablan unos 5,3 millones de personas[1]​ y es la lengua materna del 91,9% de la población finlandesa (2004). Igualmente, lo hablan medio millón de personas en Suecia, Noruega, Estonia y Rusia, así como en Estados Unidos, Canadá y Australia, donde hay un grupo mayoritario de inmigrantes de origen finés.

El finés es una lengua fino-úgrica, una rama de las lenguas urálicas. Está estrechamente emparentado con el estonio, con el que comparte muchas características y vocabulario. Los únicos otros idiomas relacionados, si bien mucho más lejanamente, son el húngaro, las lenguas sami (laponas), y las lenguas pérmicas (udmurto, komi, mari) y mordovas (erzya y moksha), habladas por pequeños grupos en Siberia y el sur de Rusia. Es una lengua altamente flexiva.

El sistema fonológico del finés incluye ocho fonemas vocálicos: /ɑ/, /e/, /i/, /o/, /u/, /y/, /æ/, /ø/.

El número de fonemas consonánticos varía de 13 a 17, según se consideren autóctonos o no del sistema: /p/, /t/, /k/, (/b/), /d/, (/g/), /m/, /n/, (/f/), /s/, (/ŋ/), /h/, /l/, /ɾ/, /ʋ/, /j/. En el idioma hablado culto se dan todos los fonemas mencionados, pero los que figuran entre paréntesis pueden prestarse a variación diatópica, diastrática o diafásica; es decir, se realizan o no dependiendo de la procedencia geográfica o sociocultural del hablante, así como de la situación de comunicación (mayor o menor grado de formalidad).

El mismo hablante que domina varios registros de la lengua puede neutralizar, por ejemplo, el rasgo de sonoridad entre /b/ y /p/ en una situación informal, pronunciando en los dos casos solo /p/, mientras que en una situación formal mantiene este rasgo distintivo de sonoridad, diferenciando /b/ y /p/.


FinnishDialects.png