Imperio romano


El Imperio romano [n. 5][n. 6]​ fue el periodo de la civilización romana posterior a la República y caracterizado por una forma de gobierno autocrática. En su apogeo controló un territorio que abarcaba desde el océano Atlántico al oeste hasta las orillas del mar Caspio y Rojo al este, y desde el desierto del Sahara al sur hasta las orillas de los ríos Rin y Danubio y la frontera con Caledonia al norte. Debido a su extensión y duración, las instituciones y la cultura romana tuvieron una influencia profunda y duradera en el desarrollo del lenguaje, la religión, la arquitectura, la literatura y las leyes en el territorio que gobernaba.

Durante los tres siglos anteriores al ascenso de César Augusto, Roma pasó de ser uno de los tantos Estados de la península itálica a unificar toda la región y expandirse más allá de sus límites. Durante esta etapa republicana su principal competidora fue Cartago, cuya expansión por la cuenca sur y oeste del Mediterráneo occidental rivalizaba con la de Roma. La República se hizo con el control indiscutible del Mediterráneo en el siglo II a. C., cuando conquistó Cartago y Grecia.

Los dominios de Roma se hicieron tan extensos que el Senado fue cada vez más incapaz de ejercer autoridad fuera de la capital. Asimismo, el empoderamiento del ejército reveló la importancia que tenía el poseer control sobre las tropas para obtener réditos políticos. Así fue como surgieron personajes ambiciosos cuyo objetivo principal era el poder. Este fue el caso de Julio César, quien no solo amplió los dominios de Roma conquistando la Galia, sino que desafió la autoridad del Senado romano.

El sistema político del Imperio surgió tras las guerras civiles que siguieron a la muerte de Julio César. Tras la guerra civil que lo enfrentó a Pompeyo y al Senado, César se hizo con el poder absoluto y se nombró dictador vitalicio. En respuesta varios miembros del Senado orquestaron su asesinato, lo que supondría el restablecimiento de la República. El precedente no pasó inadvertido para el sobrino e hijo adoptivo de César, Octavio, quien se convirtió años más tarde en el primer emperador tras derrotar la alianza entre su antiguo aliado Marco Antonio y la reina egipcia Cleopatra VII. Octavio mantuvo todas las formas republicanas de gobierno, pero en la práctica gobernó como un autócrata. En el año 27 a. C. el Senado le otorgó formalmente el poder supremo, representado en su nuevo título de Augusto, convirtiéndolo efectivamente en el primer emperador romano.


Augusto, el primer emperador romano, en la estatua de Prima Porta. El emperador era la máxima autoridad política y religiosa del Imperio.
Maqueta de Roma durante el reinado de Constantino (306-337).
División del imperio después de la muerte de Teodosio en 395, superpuesta a las fronteras modernas.     Imperio romano de Occidente      Imperio romano de Oriente (bizantino)
Cronología de la expansión territorial de la República romana (rojo), el Imperio romano (violeta), el Imperio romano de Occidente (azul) y el Imperio bizantino (verde oliva) hasta 1453. También se muestran los Estados cruzados (Francocracia) (verde) tras del Sitio de Constantinopla (1204) durante la cuarta cruzada (Partitio terrarum imperii Romaniae), se consideraron la continuación del Imperio hasta su reconstrucción después de la Reconquista de Constantinopla en 1261. Varios estados bizantinos independientes continuaron reclamando el trono hasta su final definitivo en la conquista otomana del Despotado de Morea (1460), el Imperio de Trebisonda (1461) y el Principado de Teodoro (1475) (ambos en verde).
El Muro de Adriano en el norte de Inglaterra, dividió al Imperio romano de la constante amenaza de los bárbaros, es el principal testigo superviviente de la frontera del territorio y la política de consolidación.[34]
Inscripción bilingüe en latín y en púnico en el teatro Leptis Magna situado en la provincia de África. Si bien el latín es la lengua franca de los negocios y aquella en la que se redactaron los documentos oficiales del imperio, convivió con una gran diversidad de lenguas locales como el galo, el arameo y el copto.
Recreadores como legionarios de la segunda mitad del siglo I.
Trirreme romano representado en un mosaico.
Calzada romana en la entrada de la ciudad de Gerasa.
Banquete entre generaciones, representado en una pintura mural de Pompeya, siglo I, hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.
Mosaico de Duogga, Túnez ( siglo II ). Los dos esclavos que llevan jarras de vino lucen la ropa común entre los esclavos y llevan un amuleto contra el mal de ojo alrededor del cuello.
La élite de la sociedad romana estaba formada por dos órdenes aristocráticas: los patricios (imagen) y los équites. Para ejercer cargos políticos y administrativos era necesario pertenecer a una orden.
La mujer romana era bastante independiente en comparación con otras culturas de la antigüedad, teniendo derecho a poseer y administrar propiedades sin subordinación legal a su marido.
Panteón de Agripa, templo de todos los dioses, en Roma
Fresco de Venus y Marte en Pompeya. Los romanos prestaban culto a un gran número de divindades, asimilando también los cultos de los territorios conquistados
Esta estela funeraria del siglo III se encuentra entre las inscripciones cristianas más antiguas, escritas simultáneamente en griego y latín. La abreviatura «DM» en la parte superior se refiere a los Di Manes, los tradicionales espíritus romanos de la muerte, pero va también acompañada del símbolo cristiano.
Las ciudades estaban equipadas con diversas infraestructuras, como acueductos, baños públicos (letrinas, en la imagen) y redes de alcantarillado.
En las ciudades, la mayoría de la población vivía en insulas (insulae), edificios de apartamentos de varios pisos. En las calles concurridas, la planta baja podría tener tiendas frente a la calle (en la imagen: insulas en Ostia).
Reconstitución del interior de una domus en Pompeya. Los domus eran el hogar de familias adineradas, a menudo con interiores profusamente decorados
Las termas romanas fueron calentadas por un hipocausto, un sistema en el que el aire caliente circulaba entre pilares, calentando la piscina de arriba.
Una maestra con dos alumnos y un tercero, de pie, sosteniendo una flor de loto, una maleta en la que se guardaban los bolígrafos, un tintero y una esponja para corregir errores.[208]
Mosaico de Pompeya que representa a la Academia de Platón. Fue en Atenas donde se fundaron las escuelas de retórica y filosofía más renombradas del imperio.
Las carreras de carros eran uno de los deportes de arena más populares del circo romano. Los equipos se diferenciaron por colores, siendo el azul (imagen) y el verde los más populares. También se llevaron a cabo montajes de cacerías, competencias atléticas, recreaciones históricas y batallas de gladiadores.[252]
Mosaico del Gladiador, Galleria Borghese, Roma (siglo VI)
Niños jugando con una pelota. Relieve del siglo II, en el Museo del Louvre
Chicas en bikini, mosaico en la Villa romana del Casale, Sicilia
Pescados y verduras en un mosaico de una villa cerca de Roma, actualmente en los Museos Vaticanos.
Una toga imperial, vestida por un dosel, vestido por un Serapis sacerdote, a veces identificado como el emperador Juliano.
Los temas eróticos eran bastante comunes en el arte y la decoración de los domus, como en este fresco de la Casa del Centenario, en Pompeya.
Cúpula del Panteón de Agripa, la cúpula de hormigón sin armar más grande del mundo. La invención del opus caementicium permitió a los romanos introducir arcos, bóvedas y cúpulas de dimensiones sin precedentes y de gran durabilidad.
Fresco de Pompeya, c. 20-30. La pintura a menudo demuestra el orgullo que existe en la alfabetización, pues las personas se solían retratar junto a objetos asociados con la lectura y la escritura.
Detalle de un busto de Filipo el Árabe (r. 244-249) en el Museo Chiaramonti.
Detalle de suelo de mosaico en opus tessellatum, que representa a Medusa. El Pireo, Grecia, siglo II.
Además de la tradición griega del teatro de máscaras (imagen) exclusivamente masculino, el género más popular en el imperio era el mimo, que mezclaba un guion escrito con improvisación, humor, sátira política, escenas de acción y sexo, acrobacias y malabares.
Escena de la tragedia Andrómaca de Eurípides (siglo V a. C.) en la Casa de Marco Lucrecio, en Pompeya.
Detalle del Arco de Triunfo de París, encargado por Napoleón Bonaparte a principios del siglo XIX. El arte romano influyó significativamente en el romanticismo, el renacimiento y el neoclasicismo. Las lenguas romances son ahora el grupo lingüístico más grande del mundo y el alfabeto latino es el sistema de escritura más utilizado.