Incendio de Moscú de 1812


El incendio de Moscú de 1812 comenzó el 14 de septiembre en Moscú, el día en que las tropas rusas y gran parte de los residentes abandonaron la ciudad durante la Invasión napoleónica de Rusia.[1][2]

El incendio fue provocado por el ejército ruso,[3][4]​ ya que luego de haber sido derrotado en la batalla de Borodinó,[5][6][7][8]​ no podían arriesgarse a dejarle los recursos y las armas rusas al Ejército Napoleónico, por lo que utilizaron la técnica militar de "Tierra Quemada",[9][10][11]​ destruyendo sus propiedades antes de permitirle al enemigo hacer uso de las mismas.[12][13]

El incendio continuó hasta el 18 de septiembre; se estima que tres cuartas partes de la ciudad de Moscú fueron destruidas por el fuego.[14][15]

Después de la Invasión napoleónica de Rusia en 1812, el ejército ruso había iniciado una campaña de guerra de guerrillas y tierra quemada para negarle al ejército francés los recursos que necesitaba para sobrevivir y causarle la mayor cantidad posible de bajas,[16][17][9][12][18]reduciendo su tamaño y efectividad de manera gradual, un plan que había sido ideado y promovido por Mijaíl Barclay de Tolly.[19][20]

El plan contaba con explotar la debilidad de la logística militar del ejército francés cuyas líneas de suministros se encontraban sobreextendidas y eran por tanto vulnerables a ataques: fácilmente podían ser interrumpidas y causar escasez de suministros entre los soldados franceses.[21]

Este plan resultó muy efectivo pero extremedamente impopular con la mayoría del pueblo, el gobierno, las fuerzas armadas de Rusia y con el mismo zar;[22][19]​ esto debido a que requería la destrucción de sus poblaciones y propiedades y el ejército ruso debía retroceder continuamente cediendo territorio a cambio de tiempo pero reduciendo su moral.[23]


Napoleón contemplando el incendio de Moscú desde el Kremlin
Napoleón en Moscú
Mapa de Moscú después del incendio (las áreas rojas representando aquellas que fueron destruidas por el fuego)
Propaganda rusa en forma de lubok mostrando a Napoleón junto a Satanás tras el incendio de Moscú