Guerras de independencia hispanoamericanas


Las guerras de independencia hispanoamericanas fueron una serie de conflictos armados entre 1809 y 1829, que se desarrollaron en los territorios americanos del Imperio español a principios del siglo XIX, en los cuales se enfrentaron el bando a favor de la independencia, también denominado «revolucionario» o «patriota», contra el bando a favor de mantener la integridad de la Monarquía española,[6]​ que se conocería más tarde como «realista» o «virreinal». Según la postura historiográfica, estos conflictos son considerados también guerras civiles[7][8]​ o bien una combinación de diversas formas de guerras.[9][14]

En 1808, el emperador francés Napoleón Bonaparte secuestra a los reyes españoles, y obtiene los derechos sobre la corona española en las Abdicaciones de Bayona (Francia) e impone a su hermano José I como rey constitucional según el Estatuto de Bayona. Estos sucesos terminan con el Antiguo Régimen y son considerados ilegítimos por los españoles europeos y americanos. La cesión de la corona a Napoleón provoca un vacío de poder que conduce en 1810 a una revolución liberal en América y en España, y lleva al imperio a un conflicto de alcance continental entre los nuevos sujetos soberanos, entre las cortes de Cádiz y las juntas americanas. En 1814, Napoleón es derrotado: firma el tratado de Valençay, por el cual Fernando VII recupera su antiguo derecho al trono de España, restaura el absolutismo, reprime a los liberales españoles, pero no consigue derrotar a los revolucionarios americanos. En 1820, el pronuciamiento liberal de Riego en España acaba con el apoyo militar de la metrópoli y se desmorona la resistencia española en América: los independentistas americanos obtienen sus principales victorias y consolidan su independencia.

El secuestro y abdicación de los reyes españoles da lugar a un vacío de poder y una revolución liberal en América y España. La revolución liberal española y los movimientos liberales de Hispanoamérica comienzan de formas políticas variadas, de acuerdo con las condiciones que imperaban en cada región, pero todos convergen en la soberanía popular y el Estado liberal.[16]​ Una postura historiográfica dice que las revoluciones hispanoamericanas tienen relación con la independencia de las colonias británicas de América del Norte en 1776, la Revolución francesa o la Revolución haitiana formando parte de las llamadas revoluciones atlánticas.


Placa recordando la ayuda de cazadores británicos en la batalla de Maipú, en Mendoza.
El Rey Fernando VII. Su cautiverio durante la invasión napoleónica provocó la creación de múltiples Juntas de Gobierno, lo que derivaría finalmente en la emancipación de las colonias españolas en América.
Félix María Calleja
Pablo Morillo
Santiago de Liniers
Fernando de Abascal
Desarrollo de las guerras de independencia hispanoamericanas
     Gobierno bajo control realista     Leal a la Junta Central Suprema o Cortes     Junta americana o movimiento de insurrección     Independencia declarada o establecida     España bajo la revolución liberal
La Batalla de Ayacucho, de Martín Tovar y Tovar. Librada el 9 de diciembre de 1824, marcó el fin de las guerras de independencia en Sudamérica.
Mariano Florentino Olivares - Alegoría de la unión americana, 1895