Individuo


Individuo, que proviene del latín individŭus (‘indivisible’ o que no se puede dividir),[1]​ se refiere a una unidad frente a otras unidades en un sistema de referencia.

A veces se confunde erróneamente con clase lógica o un Todo-lógico, distribuido o no-distribuido, como si fuera un conjunto de individuos existentes. Puede ocurrir cuando se utilizan de forma semántica pronombres vagos como: algún, cualquiera o todos (considerando tales pronombres como sustitución de uno, uno por uno o cualquiera de todos o algunos de los posibles elementos de la clase lógica como si fueran individuos reales y existentes). Se confunde de este modo la propiedad de una clase lógica, como unidad lógica del pensamiento, con la clase natural formada por individuos; como si fuera aquella un conjunto numerable.[2][3]

Un acercamiento lingüístico al concepto nos viene bien desde el concepto griego de ἄτομος.[4]​ Definido por la Real academia Española como: 1. adj. individual.


Para Mario Bunge individuo sustancial, lo mismo que propiedad (lógica), es un concepto primitivo que no admite definición y es la base de la determinación de cualquier y toda cosa; siendo por tanto equivalente a lo elemental de un sistema.[5]​ Si el sistema es conceptual entonces lo elemental no es individuo sino constructo.[6]

Muchas veces a la hora de estudiar filosofía individuo será cualquier ser con racionamiento y que sirve como ejemplo o como base para la formación de teorías de pensamiento y la metafísica .

Platón llama a individuo "Hombre". El hombre para platón es metafísico y esta formado a partir de un cuerpo y alma, entendiendo el cuerpo como la prisión del alma. mejor explicado con su Alegoría del carro alado. Para él el individuo es la dualidad y el tiempo que este vive es el tiempo que el alma esta en el cuerpo y lo que gasta en librarse para seguir existiendo como alma.


Esta persona puede tener su referente como individuo por descripción de una propiedad, sin necesidad de nombre propio.