Inglés medio


Inglés medio (en inglés medio: Inglisch) es el nombre que se da en filología histórica a las diversas formas que adoptó simbólicamente la lengua inglesa hablada en Inglaterra desde finales del siglo XI (se suele señalar la fecha de la conquista normanda de Inglaterra por Guillermo el Conquistador en 1066 por su importancia como símbolo) hasta fines del siglo XV (con la fecha de la introducción de la imprenta en Inglaterra por William Caxton en la década de 1470 como hito).

Su principal característica es que se trata de una lengua difícil de definir o delimitar, pues fue variando en una rápida transición, en la que pueden apreciarse los diversos cambios que sufrió el idioma a lo largo de los años, en los cuales estuvo sujeto a una fuerte variedad lingüística.

Además, durante este período, debido a la invasión normanda, el francés era la lengua oficial del reino y el latín el idioma oficial de la iglesia, de modo que el inglés perdió el prestigio del que había gozado anteriormente. Es durante esta época cuando el alfabeto latino sustituyó a la escritura insular característica del inglés antiguo, dando lugar a nuevas grafías, nuevos fonemas y nuevos diptongos heredados del francés. En este contexto, el inglés adquirió mucho léxico del dialecto normando del francés y las declinaciones del inglés antiguo empezaron a desaparecer, convirtiéndose en una lengua más analítica.

Este período del inglés perduró hasta mediados o finales del siglo XV cuando empezó a propagarse el estándar de la cancillería, una forma de inglés londinense. A este proceso contribuyeron varios factores: la pérdida de Normandía en 1204, que pasó a manos de la monarquía francesa, hecho que impulsó el uso del inglés que se hablaba en la zona de Londres donde se encontraban las Cortes. En la rivalidad entre Inglaterra y Francia durante la Guerra de los Cien Años volvió a identificarse el inglés como el idioma nacional, lo que añadido a la introducción de la imprenta en Inglaterra provocó que el inglés comenzara a propagarse como lengua culta.

Eduardo el Confesor murió sin dejar descendencia, por lo que su cuñado, Harold de la casa de Godwin, heredó el trono de Inglaterra. Su reinado, sin embargo, duró menos de 10 meses, pues Guillermo el Conquistador, séptimo duque de Normandía, se rebeló, sosteniendo que tenía mayor derecho a heredar el trono, lo que consiguió tras la Batalla de Hastings en 1066.


Geoffrey Chaucer representado como peregrino en el Manuscrito Ellesmere.