Inmortalidad


La inmortalidad o vida eterna, en los ámbitos religioso y filosófico, es el concepto que supone la existencia indefinida o infinita que consigue superar la muerte. A lo largo de la historia y en diferentes culturas y religiones aún en la actualidad, los seres humanos han mostrado la esperanza de vivir para siempre o existir más allá de la muerte.

La idea de inmortalidad es considerada entre algunos filósofos como la respuesta a la angustia y al miedo que produce en el ser humano la conciencia de su mortalidad y contingencia. Ese ansia crearía y desarrollaría el concepto de inmortalidad; y constituiría además el núcleo de la antropología de la religión.[2]

En contextos religiosos, por lo general se afirma que la inmortalidad es una de las promesas de Dios (u otras deidades) para los seres humanos que demuestren bondad o que siguen la ley divina. La forma en que tomaría una vida humana sin fin, o si un alma inmaterial existe y posee inmortalidad, ha sido un punto importante de enfoque de la religión, así como un tema de especulación y debate.

Para los creyentes, en general, la inmortalidad es la continuación de la vida más allá de la muerte. La creencia en una vida eterna individual es característica de ciertas religiones monoteístas abrahámicas (Cristianismo o el Islam). También ciertas corrientes del Judaísmo lo proponen, con menos énfasis que las anteriores.

Religiones orientales como el hinduismo y el budismo profesan la doctrina de la metempsicosis o reencarnación, que postula la posibilidad de perfeccionamiento progresivo a través de vidas sucesivas. La liberación final consiste en detener la rueda de las reencarnaciones, causada por el apego a un ego individual ilusorio.

Igualmente en el taoísmo profesa el logro de la inmortalidad con el Tao (no a la inmortalidad física), sino como inmortalidad espiritual, en la Tierra, lograda a través de las prácticas taoístas.


La Fuente de la Vida Eterna en Cleveland, Ohio, se describe como un símbolo de "El hombre elevándose por encima de la muerte, alcanzando a Dios y hacia la Paz"[1]